Escribe para buscar

Empresa Hortalizas Mercados

¿Estás comiendo patata nueva española?

Asaja-Sevilla señala que en las grandes superficies ofrecen bajo la denominación de "patata lavada" lo que en realidad es patata vieja francesa conservada en cámaras durante nueve meses.

Comparte
patata

La organización agraria Asaja-Sevilla ha advertido de “la especulación” que realizan las grandes superficies comercializadoras para “hundir” el precio de la patata nacional, donde Sevilla es la primera productora, al recolectar 150.000 toneladas de patata en las 4.000 hectáreas que se cultivan.

En una nota, Asaja-Sevilla ha señalado que, aproximadamente, el 70 por ciento de la producción sevillana va a los mercados europeos, donde los consumidores son más exigentes. Por su parte, ha criticado que las grandes cadenas de distribución saturan el mercado español de patata vieja francesa y compran la patata nueva española, más saludable y de más calidad, para sus clientes del resto de Europa.
“La patata vieja francesa acaba en las mesas españolas, mientras que la patata nueva nacional va camino de Europa. En España nos quedamos sólo con el 30 por ciento de patata nueva, el resto de patatas que se consumen son patatas viejas procedentes de Francia, donde se han mantenido conservadas en cámaras durante nueve meses”, ha reprochado.
La campaña de recolección de la patata nueva se inicia en Andalucía a finales de abril y concluye a mediados de junio, en esas fechas, el consumidor español cuenta con una patata de proximidad de excelente calidad, pero para encontrarla debe adquirirla en los mercados de abasto y las fruterías y verdulerías de barrio, puesto que en España las grandes superficies “hurtan” a sus clientes la posibilidad de acceder a la patata nueva española y les dan “gato por liebre” al poner a la venta la patata vieja francesa, que en ocasiones se vende bajo la denominación de “patata lavada”, y que se presenta con una piel limpia y brillante, lo que induce a los consumidores a pensar que se encuentran ante una patata nueva.
Asaja-Sevilla ha explicado que las patatas nuevas, que se recogen y se comercializan en plena temporada, “nada tienen que ver con las patatas de conservación, que se han conservado de forma artificial durante nueve meses, tiempo en el que han perdido muchas de sus cualidades”.
“Las diferencias entre la patata vieja y la patata nueva son “muchas y en todos los sentidos, tanto a nivel nutricional como organoléptico, las patatas nuevas tienen una piel más fina y dorada, su carne es más blanca y su composición es más acuosa, tienen más vitamina C y no se reblandecen cuando se fríen”.
Fuente: cadenaser.com
Etiquetas

Te puede interesar

4 Comentarios

  1. Marga López 05/06/2017

    Buenos días Francisco, si nos facilita un email, le haremos llegar la revista y nuestro Newsletter. Un saludo

    Responder
  2. Francisco Corrales 04/06/2017

    Son de mucho valor los reportajes, artículos y comentarios que publican. Me interesa recibirlos

    Responder
    1. Marga López 05/06/2017

      Buenos días Francisco, si nos facilita un email, le haremos llegar la revista y nuestro Newsletter. Un saludo

  3. Francisco Corrales 04/06/2017

    Es muy interesante y valiosa esta información para los consumidores. Que no les den “gato por liebre” o papa vieja por papa feesca.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link