Escribe para buscar

Destacado

Rijk Zwaan: “CleanLeaf permitirá desarrollar una agricultura más limpia, sostenible y rentable”

Kesia RZ es la primera variedad comercial bajo este innovador concepto de berenjena con el que la casa de semillas quiere impulsar el control biológico de plagas en este cultivo, contribuyendo a diferenciar la producción almeriense de sus competidores.

Comparte
Rijk Zwaan Cleanleaf berenjena

Rijk Zwaan volvió a dar un golpe sobre la mesa hace unos meses con la presentación de CleanLeaf, su innovador concepto de berenjena sin apenas vellosidades y que, precisamente por ello, facilita el uso del control biológico de plagas en este cultivo. Para exponer todas las ventajas de CleanLeaf tanto para el agricultor como para el comercializador y el retailer, la casa de semillas holandesa organizó ayer un seminario web titulado ‘Nuevas oportunidades en berenjena’, que contó con la colaboración de Koppert y la Junta de Andalucía.

Ricardo Ortiz, director comercial de Rijk Zwaan Ibérica, fue el encargado de dar la bienvenida a los participantes. Acompañado por Juan Carlos Rodríguez, director comercial de Koppert en Almería, Ortiz puso en valor el avance que supone para el mercado de la berenjena el lanzamiento de CleanLeaf, “un concepto novedoso que nos va a ayudar a desarrollar una agricultura más limpia, sostenible y rentable”.

A continuación, tomó la palabra Amalia del Río, directora de la revista MERCADOS, quien puso en contexto el cultivo de la berenjena en España y Europa, y apuntó hacia los principales países competidores del producto nacional. En nuestro país se cultivan en torno a 3.900 hectáreas, más del 60% en Almería, en las que se producen 282 millones de kilos, el 76,2% en la provincia almeriense. España, y por ende Almería, es el principal proveedor de berenjena a la Unión Europea, donde solo la pasada campaña exportó casi 134 millones de kilos valorados en más de 123 millones de euros.

A pesar de este liderazgo, lo cierto es que, en los últimos años, países competidores como Marruecos y Egipto han comenzado a reforzar sus producciones agrícolas con vistas a la exportación. Así, por ejemplo, en el caso concreto de Marruecos, en apenas dos años, ha aumentado su superficie cultivada de berenjena en un 28%, hasta sumar 2.409 hectáreas en las que, en 2019, produjo más de 68 millones de kilos, de los que apenas exportó medio millón.

Egipto, por su parte, va mucho más allá. Con casi 44.000 hectáreas cultivadas, supera con creces el millón de toneladas. Sin embargo, sus exportaciones a la UE se situaron en 2019 en torno a las 87.000 toneladas. Lo preocupante en este caso es que el Gobierno egipcio puso en marcha hace unos años un proyecto para la construcción de 100.000 hectáreas de invernadero de alta tecnología que, a priori, debía estar finalizado este año. Cuando estén en funcionamiento, esperan producir más de 1,5 millones de toneladas de productos hortofrutícolas anuales. “Falta por ver qué parte de esa producción prevista será de berenjena, cuánta para consumo interno y qué porcentaje se destinará a exportación”, comentó Del Río.

En este contexto, los productores españoles deben apostar por la diferenciación a través de la calidad, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad, aspectos, todos ellos, que Rijk Zwaan ha logrado aunar bajo su concepto CleanLeaf.

Nuevo escenario de la lucha biológica
De él habló José Eduardo Belda, director de I+D de Koppert España, quien recordó que, en Almería, la superficie cultivada con control biológico ronda las 25.000 hectáreas y el pimiento continúa siendo líder indiscutible, con casi el 100% de su producción cultivada con control biológico.

Rijk Zwaan cleanleaf berenjena

José Eduardo Belda, director de I+D de Koppert.

En el caso de la berenjena, su superficie bajo estos métodos de cultivo ronda las 1.700 hectáreas, en torno al 70% del total. El objetivo es alcanzar el 100% y, para ello, CleanLeaf supone una importante baza para el agricultor. Hasta ahora, y según explicó Belda, “los tricomas en los tallos y las hojas de la berenjena dificultaban la instalación de los insectos auxiliares, sobre todo de ácaros fitoseidos”. Precisamente por ello, hace años que Koppert y Rijk Zwaan comenzaron a colaborar con el objetivo de mejorar el control biológico en este cultivo gracias a una mejor instalación del Amblyseius swirskii que, finalmente, se tradujera en un mejor control de las plagas de mosca blanca y trips. Para ello, realizaron diversos ensayos con Thelma RZ y una nueva variedad hairless (sin vellosidades) que concluyeron que, en esta última, los ácaros fitoseidos (depredadores naturales) se instalaban mejor, lo que se traduce en un control más eficiente de la mosca blanca.

Estos resultados volvieron a ser corroborados en un segundo ensayo llevado a cabo por el centro IFAPA de La Mojonera. En este sentido, y según explicó Estefanía Rodríguez, investigadora del centro, las poblaciones adultas de mosca blanca son significativamente menores en CleanLeaf donde, además, esta plaga se reproduce menos. En el caso del trips, las poblaciones son similares, pero la variedad sin vellosidades le resulta menos atractiva a la hora de la reproducción. En lo que respecta a los depredadores naturales, tanto las poblaciones de Nesidiocoris tenuis como Amblyseius swirskii son más abundantes en CleanLeaf.

Kesia RZ
Es la primera variedad CleanLeaf de Rijk Zwaan y que, además de favorecer un cultivo más sano y sostenible medioambientalmente, aporta también ventajas para el resto de eslabones de la cadena de valor, como expuso Alberto Domingo, Crop Specialist de Berenjena de Rijk Zwaan. Según comentó, su excelente color y cáliz verde le aportan una gran sensación de frescura, muy valorada por el consumidor final.

Para el retail, por su parte, Kesia RZ ofrece una buena postcosecha, “a la altura de Thelma RZ o, incluso, un poco mejor”, lo que reduce las mermas y, con ellas, el desperdicio alimentario.

El reto está en la diferenciación
Y CleanLeaf puede contribuir a ello. Así lo afirmó Jan van der Blom, coordinador del Departamento Técnico de Producción de Coexphal, durante el coloquio, para quien “este nuevo concepto de berenjena supone una gran ventaja y un estímulo con el que estoy seguro que llegaremos al 100% de la superficie con control biológico”. En este sentido, insistió en que, actualmente, existe una mayor presión de plagas, de modo que “no podemos seguir utilizando los fitosanitarios de la misma manera”. Y llegado a este punto señaló que “la única salida para tener un control de plagas sostenible es que el cultivo se preste al control biológico”.

Rijk Zwaan cleanleaf berenjena

Jan van der Blom, coordinador del Departamento Técnico de Producción de Coexphal.

Por su parte, Ricardo Ortiz afirmó que “debemos trabajar para que el origen Almería sea una garantía de sostenibilidad” y añadió que, desde Rijk Zwaan, “ayudamos al agricultor almeriense a hacer esta transformación hacia el 100% en lucha biológica”. Para él, frente a competidores como Marruecos y Egipto, Almería debe apostar por la diferenciación a través de la sostenibilidad de sus producciones. Y con CleanLeaf, el sector está un paso más cerca de lograrlo.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link