Escribe para buscar

Hortalizas

Panderola en los cultivos de pimiento de Almería

La Red de Alerta e Información Fitosanitaria (RAIF) ha detectado pequeños focos de panderola, chinche apestosa o pudenta verde (Nezara viridula) en las parcelas de pimiento de hortícola protegido de la provincia de Almería, sobre todo en aquellos términos municipales dónde la siembra fue más temprana y empieza el cuajado del fruto.

Comparte

Según informa la RAIF, en los invernaderos de pimiento, sobre todo en las zonas interiores de la provincia, a causa de la reducción de tratamientos para respetar el control biológico, se ha convertido en una de las principales plagas.

Esta chinche fitófaga es una especie muy polífaga que se alimenta de los jugos vegetales de todo tipo de plantas hortícolas, causando daños directamente por la alimentación de los adultos y ninfas.

Las picaduras producen desecación de las plántulas y en los frutos ocasionan manchas y  deformaciones, que hacen perder su valor comercial y sirve de entrada para microrganismos (hongos y bacterias) que provocan pudriciones.

En las plantas dónde se concentran los estadios ninfales el número de frutos afectados suele ser alto, llegando a alcanzar la totalidad de los mismos; por ello puede llegar a ser una plaga muy destructiva si se alcanzan poblaciones altas distribuidas por todo el invernadero, que originan enormes pérdidas de cosecha.

Prevención

Como medidas de prevención y/o culturales se recomienda, al tratarse de chinches de un tamaño considerable, realizar aislamiento de los cultivos en invernaderos con mallas anti-insectos, la colocación en las entradas de dobles puertas y el mantenimiento del plástico sin roturas.

Hay varias plantas que son atractivas para estas chinches fitófagas y que, por tanto, pueden servir como plantas centinelas o plantas trampa; es el caso de la alcaparra (Capparis spinosa), estas plantas pueden ser colocadas en setos alrededor de los invernaderos, o en ciertos sitios entre los cultivos, donde se controlan periódicamente para atraparlas en cuanto se detecten.

La limpieza sistémica a mano de las plantas con presencia de larvas y eliminar las plantas adventicias (cuando corresponde para no forzar la migración de las chinches al cultivo) en las cuales se desarrolla el insecto, son prácticas habituales y eficaces. Además de estas medidas.

También hay que considerar otras más generales como son:

  • Utilizar material vegetal sano procedente de viveros o semilleros autorizados.
  • Distanciar en el tiempo la realización de la nueva plantación.
  • Favorecer la proliferación de insectos auxiliares racionalizando el uso de productos fitosanitarios.
  • Realizar rotaciones de cultivos.

Para esta plaga existe control bilógico espontáneoTrissolcus basalis es un parasitoide de huevos capaz de ejercer un control importante y Trichopoda pennipes parasita a los adultos causándole finalmente la muerte.

El control químico eficaz contra la panderola tiene graves efectos secundarios para la fauna auxiliar.

En casos de infestación muy graves podría realizarse un tratamiento, siendo muy recomendable realizar sueltas de auxiliares pasado el plazo de persistencia del insecticida. Se podrán utilizar, en el caso de que existan, los productos fitosanitarios autorizados para este uso en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (https://www.mapa.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/fitos.asp)

Fuente: AenVerde

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *