Escribe para buscar

Alimentación

Berries, un consumo imparable

Los consumidores quieren frutos rojos, y este es el principal argumento para afirmar que el sector español tiene ante sí un sinfín de oportunidades para seguir creciendo en un escenario inflacionista y de incertidumbre mundial.

Comparte
berries

El comercio mundial de fresa y frutos rojos ha crecido de forma considerable en los últimos años y, es más, según las estimaciones de la consultora global Technavio, lo hará aún de manera más significativa entre 2020 y 2025: a un ritmo del 5,6% anual, o lo que es lo mismo, casi 8.000 millones de euros más (8.960 millones de dólares).

El 35% de este crecimiento estimado corresponde a Europa, donde el gusto por un estilo de vida saludable, la mayor demanda de superfrutas (entre ellas los frutos rojos) y el lanzamiento de nuevos productos serán claves para incrementar el consumo. Y no solo lo dice Technavio.

En la última edición del Global Berry Congress, se puso de manifiesto el continuo crecimiento de este mercado, sobre todo en el caso del arándano. Como comentó posteriormente Cindy van Rijswick, Senior Sales Specialist Fresh Produce de Rabobank, son varios los factores que contribuirán a ello: una mayor disponibilidad y consistencia de la oferta (empresas como Onubafruit ya trabajan para ampliar su ventana comercial en arándano), la preocupación por la salud, la demanda de productos de conveniencia y un precio asequible.

Con respecto a este último driver de consumo, la analista de Rabobank afirmó que, en el caso concreto del arándano, “prevemos un aumento de la oferta a nivel global, acompañada de unos precios más estables, ya que ni las inversiones en nuevas plantaciones han cesado aún ni las existentes han alcanzado su máxima capacidad de producción”. Y todo ello redundará en “un mayor consumo”.

Un consumidor de fresa con una mala experiencia de sabor tardará hasta 10 semanas en repetir la compra

De hecho, solo en Huelva, la principal zona productora nacional, el volumen de arándanos creció un 27,1% en la campaña pasada (57.836 Tn) y todo apunta a que seguirá al alza también en el nuevo ejercicio. En el caso de la fresa, la producción aumentó casi un 34%, hasta rozar las 350.000 Tn; mientras que la frambuesa se mantuvo prácticamente estable, con un ligero descenso del 1,7% que, a todas luces, se recuperará en la nueva campaña, gracias a la popularidad de este fruto rojo en muchos países europeos y en España. Y es que, solo en nuestro país, su consumo aumentó un 14,1% entre enero y septiembre de 2021, según datos de la Consejería de Agricultura andaluza.

Factores limitantes
A pesar de las buenas expectativas para la fresa y los frutos rojos, lo cierto es que son muchos los retos que debe afrontar el sector, sobre todo los derivados del aumento de costes sin precedentes y una falta de mano de obra que comienza a ser endémica.
Y llegados a este punto, las estrategias para afrontar esta realidad también son variadas. “Algunas compañías abogan por la diferenciación a través de variedades premium, mientras otras se decantan por materiales más productivos”, comenta Van Rijswick, quien apunta también a la recolección mecánica como fórmula para ganar eficiencia y, a la vez, paliar el grave problema de escasez de trabajadores.

El aumento de la oferta contribuirá a estabilizar los precios del arándano

El precio, ¿un hándicap?
El aumento de los costes debería traducirse, según los operadores del sector, en un incremento del precio final del producto; sin embargo, esta podría resultar una medida drástica que, al final, contrajera el consumo. ¿O no?
“La demanda de berries es imparable”, afirma la analista de Rabobank. Sin embargo, no todo vale. En este sentido, en el Global Berry Congress, se expuso, por ejemplo, que un consumidor de fresas que tenga una mala experiencia de sabor tardará hasta 10 semanas en repetir la compra. Por tanto, no frenar esta tendencia alcista dependerá de ofrecer un producto de calidad, y si está disponible todo el año, mejor.

Alineados con el consumidor
Entre las muchas demandas del consumidor, su conciencia medioambiental cobra cada vez mayor protagonismo, obligando a las empresas a centrar sus esfuerzos en la mejora de la sostenibilidad. Una exigencia que les llega también a modo de legislación, puesto que, por ejemplo, países como España o Francia ya cuentan con una normativa que prohíbe el uso de envases de plástico en frutas y hortalizas para confecciones de menos de 1,5 kg. De momento, la fresa y los frutos rojos se quedan al ‘margen de la ley’, inyectando un balón de oxígeno al sector, que aún tiene margen para trabajar en alternativas de envasado más sostenibles.

El mercado global de frutos rojos crecerá a un ritmo del 5,6% anual hasta 2025

CIFRAS CLAVE

FRESA
• 6.716 ha
• 349.232 Tn
• 534,4 millones € (valor exportación)
• 2,21 €/kg (precio medio exportación)

ARÁNDANO
• 3.206 ha
• 57.836 Tn
• 374 millones € (valor exportación)
• 6,03 €/kg (precio medio exportación)

FRAMBUESA
• 2.273 ha
• 47.783 Tn
• 396,9 millones € (valor exportación)
• 7,64 €/kg (precio medio exportación)

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link