Escribe para buscar

La nueva envasadora Lowest da un trato exquisito a la fruta. AZCAVAL

Este fue desde el principio el objetivo de Azcaval, que acaba de lanzar su envasadora Lowest con reducción extrema de altura de descarga, a apenas 40-50 mm de distancia del envase.

Comparte
Azcaval maquinaria arándano envasado

La automatización de los procesos es clave para reducir los costes en cultivos como el arándano, donde la sobreproducción influye a la baja en los precios. “Debemos contribuir a reducir la mano de obra siendo siempre muy respetuosos con la calidad de la fruta”, explica Enrique Azcárate, gerente de la empresa sevillana Azcaval Ingeniería del Envasado, especializada en el diseño y fabricación de equipos para el envasado de arándanos y productos delicados.

Desde su puesta en marcha tuvieron claro su objetivo: diseñar sus máquinas para que el fruto se golpease y dañase lo menos posible, una técnica que han perfeccionado tras su desembarco en el mercado sudamericano. “Nos ha hecho ser más cuidadosos aún en el proceso de pesado y envasado”, hasta el punto de que acaban de introducir en el mercado una nueva envasadora tipo Lowest con una “reducción extrema” de la altura de descarga, a apenas 40-50 mm del envase. Además, cuenta con ajuste automático de la altura y ancho del envase, sin necesidad de cambiar embudos, prácticamente, para ningún formato (es multiformato), así como con una gran precisión en el pesado. De este modo, “logramos ser muy escrupulosos con el trato de la fruta y contribuimos a reducir costes gracias a la comodidad para el cambio de formato”.

“Existe una preocupación más que notable de los productores por la calidad final del arándano”

Con esta nueva máquina, Azcaval responde también a una tendencia clara en el mercado del arándano: la diferenciación a través de la calidad. “Percibimos una preocupación más que notable de los productores por la calidad final de sus arándanos”, comenta Azcárate, quien añade: “Quienes buscan este fruto premium son nuestros posibles clientes”.

Servicio técnico e Industria 4.0
Tan exigentes como en la fabricación de su maquinaria son con su servicio postventa y, de hecho, Azcaval ha adaptado toda su electrónica a la llamada Industria 4.0. Gracias a ella, “podemos controlar la máquina como si la tuviéramos enfrente, parametrizarla, actualizar el software, hallar posibles averías…”.

Los clientes, por su parte, pueden extraer los historiales de sus máquinas con datos de producción en tiempo real y por lotes, en formato Excel, e incluso, enlazarlos con un ERP.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link