Escribe para buscar

Dejando a todos con muy buen sabor de boca. BEJO IBÉRICA

Las variedades de espárrago Bejo Ibérica ofrecen soluciones de calidad al agricultor y al consumidor en blanco, verde y morado.

Comparte

En el sector del espárrago, una buena variedad se mide, desde la óptica del agricultor, en precocidad, rendimiento, excelente cierre de yemas durante toda la campaña y una baja inversión en tratamientos fitosanitarios. Y para el consumidor el valor está en que tenga un buen aspecto visual del turión, ausencia de fibrosidad, un sabor dulce y calibres adecuados.

Conocedor de todas estas características, Bejo Ibérica ha desarrollado su gama de variedades en blanco, verde y morado. Muestra de su liderazgo es que ya controla un 20% del mercado del blanco con su buque insignia Magnus y le queda aún un gran recorrido en la tipología verde con variedades como Magnus, Atticus y Verdus.
Esta última, Verdus, se encuentra en fase experimental, pero desde la casa de semillas tienen grandes expectativas en él porque creen que será un serio oponente a variedades existentes de la competencia “por su intenso color verde, buen marcado cromático de brácteas y excelente cierre de yemas ante el calor”, como nos explica Rafael de Vicente, técnico especialista de Bejo Ibérica.

“ Esperan un gran desarrollo del espárrago verde con sus variedades Magnus, Atticus y Verdus

En cuanto a Magnus, está desarrollada para ofrecer los mejores rendimientos en nuestras latitudes con gran calidad de turiones y excelentes porcentajes de calibres grandes o muy grandes. “El nombre de la variedad da una idea de su dimensión”, sostienen desde la firma.

Una importante diferenciación de las variedades de Bejo en el mercado es que son 100% macho, con las ventajas agronómicas que ello conlleva a la hora del manejo del cultivo, ya sea en espárrago blanco, verde o morado. De hecho, su variedad de morado Erasmus, es el primer material 100% macho de este color que se comercializa y se caracteriza por tener un dulce sabor, destinado a mercados muy concretos.
Desarrollo
La falta de agua y la caída de precios a mitad de la anterior campaña, lleva a Bejo a trabajar en nueva genética en busca de precocidad, vigor, mayor rusticidad y ahorro hídrico, siempre atento a las
demandas del agricultor y del consumidor porque “queremos dejar a todos muy buen sabor de boca”, como bien manifiesta Rafael de Vicente.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *