Escribe para buscar

Frutas Hortalizas Sin categorizar

“Los cultivos editados con CRISPR entrarán de forma masiva en la UE”

El rechazo a la sentencia que equipara la edición genómica a los transgénicos marca la jornada ‘La Agricultura del Futuro’ organizada por Biovegen.

Comparte
Biovegen

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dada a conocer en julio sobrevoló en todo momento la jornada ‘La Agricultura del Futuro’ organizada por la plataforma tecnológica Bio­vegen en el tran­s­cur­­so de Fruit Atraction. En función de este pronunciamiento, las plantas obtenidas con nuevas técnicas de edición genética como el CRISPR deberán ser consideradas transgénicos (Organismos Gené­ti­camente Modificados, OMG) y estarán sujetas a las normativas que limitan su cultivo e investigación dentro de la UE.

Todos los expertos que par­ticiparon en el coloquio consideraron tal resolución como “un serio paso atrás”. Quizá el más vehemente contra esta resolución fue el doctor en Biología y pro­fe­sor de Genética de la Uni­ver­si­dad de Córdoba, José Ignacio Cubero, quien avanzó que con tales restricciones “a los cultivos editados gené­ti­ca­men­te le sucederá lo mismo que a los OMG, que no se investigarán ni producirán casi en la UE pero en­trarán de forma ma­siva en los mercados a través de importaciones”. En parecido sentido se pronunció también la nueva directora general del Ins­tituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA), Ester Esteban, quien –en el turno de preguntas posterior al coloquio- intervino para advertir que “al final serán los propios consumidores los que exigirán explicaciones sobre por qué se está imponiendo este freno a la investigación agraria en Europa”.

“Las técnicas como el CRISPR (mutagénesis) son más perfectas y precisas que las usadas para los OGM (trans­gé­nesis) puesto que corrigen el genoma desde dentro. Digamos que, haciendo el símil con un pro­­­­cesador de texto, permiten editar el genoma sin necesidad de introducir genes de terceras especies para pro­vo­­car el cam­bio deseado”, explicó Cubero. “Pero el resultado es limpio, indetectable, por lo que será imposible dis­­tinguir estos cultivos y, como ha pasado con el maíz o la soja transgénica que no se puede producir en Europa pe­ro que sí se usan para alimentar al ganado europeo, estos cultivos se introducirán”, concluyó el científico.

Mayor optimismo despertaron otras intervenciones vinculadas también a los nuevos desarrollos aplica­dos a la agricultura en los que España parece estar bien po­­sicionada. Antonio Molina, director del Centro de Bio­tec­nología y Genómica de Plantas (centro mixto entre la Universidad Politécnica de Madrid y el INIA), des­ta­có los importantes avances en biología de sistemas y en genómica que se están dando a la hora de “conocer y controlar los mecanismos que regulan el desarrollo de la pro­­ducción vegetal”.

En este punto, señaló la iden­ti­fi­ca­ción de mi­crobiota para mejorar la cap­tación por las raíces de las plantas de nutrientes –que permitirán reducir la fer­ti­li­zación con nitratos o fós­fo­ros- o la ac­ti­va­ción de los sistemas de inmunización, que inducen a las plantas a re­co­nocer moléculas de pa­tó­genos para des­en­cadenar así sus mecanismos de defensa natural –lo que minimizará el recurso a fitosani­ta­rios-. En parecidos términos se ex­presó el investigador del CSIC del Centro Nacional de Bio­­tec­nología, An­tonio Leyva, quien concretó que la me­jo­ra ge­né­tica está po­si­bi­litando la expansión de “la agri­cul­tura de precisión, que mi­nimiza el recurso a fer­ti­li­zan­tes, herbicidas o in­sec­ticidas” reduciendo sus efectos con­taminantes sobre el sue­lo o los problemas de residuos en frutas y verduras. Es más, Leyva ejemplificó y tras­la­dó la potencialidad de una ‘lemna’ o ‘lenteja de agua’, una planta acuática en la que tra­baja su equipo capaz de acumular metales pesados, nitratos o fosfatos contaminantes y de transformarlos en pro­­teína vegetal.

La inteligencia artificial aplicada al agro también fue protagonista en el coloquio de Biovegen. Fue Ricardo Ar­jona, presidente y fundador de la empresa ‘ec2ce’ quien tras­la­dó las experiencias de esta empresa de big da­ta aplicada a la planificación de cultivos y a esa agri­cul­tura de pre­ci­sión. Esta compañía utiliza datos re­co­gidos por sen­sores, estaciones meteorológicas, las indicaciones de técnicos o mo­delos ma­te­máticos para op­­timizar el uso de fer­ti­­lizantes en 10.000 hectáreas (ha.) superin­ten­sivas de olivar de grandes empresas oleíco­las y a un tiempo pa­ra mo­nitorizar y ajustar los tratamientos contra la ‘mosca del oli­vo’ en otras 300.000 ha. “Nos ade­lantamos dos o tres semanas al repunte de población de esta plaga y así ajus­tamos el gasto en in­sec­ti­cidas”, explicó Arjona. El mis­mo modelo matemático es usado por supermercados pa­ra reducir las ine­fi­ciencias en la ca­­dena, prever co­­se­chas antes de la firma de contratos de suministro, re­ducir el desperdicio en el lineal o para las ase­gu­ra­do­ras agra­­rias, a las que ofrece predicciones en fun­­ción del riesgo para calcular las indemnizaciones por si­niestros.

Transferencia de tecnología
Inevitablemente, las intervenciones sobre tales avances estuvieron jalona­das de apelaciones a las dificultades pa­ra hacer una correcta transferencia. “La empresa acelera el desarrollo de la investigación porque busca so­lu­cio­nes a pro­­blemas reales, no generar conocimiento, que no suele tener ni pla­zos, ni prisas”, explicó gráfico Pablo Ve­ra, di­rector del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP). “En 10 años, gracias a la crisis ener­­­gética y a la oportunidad surgida con los biocombustibles, hemos avan­zado más sobre el conocimiento de la pa­red vegetal y el desarrollo de polímeros que en los últimos 200”, confesó el también investigador del CSIC. “Los cien­tíficos deberíamos comunicar mejor- añadió- los OGM no han tenido nunca ningún problema pero su imagen ha sido lastimosa y ahora nos volvemos a lamentar casi lo mismo con el CRISPR”, dijo tajante Molina.

En este punto, resultaron esclarecedores los testimonios de dos casos de éxito: el de Ane­coop, el primer ope­­­rador hortofrutícola europeo y el de Iden Biotechnology, una empresa biotec­no­lógica dedicada a ma­­terializar en ne­go­cios algunos embrionarios productos nacidos de la investigación. “No hacemos ciencia, nos de­­dicamos a ter­mi­nar la prueba de concepto, a validar que lo que se trabaja como producto tiene realmente un ni­­cho de mer­ca­do”, explicó la Chief Business Officer de la citada spin-off. “Tenemos marcos regulato­rios desa­rro­lla­dos en el ám­bi­to de lo político, no de la ciencia y de la empresa”, continuó para insistir en los pro­­blemas ahora generados con la referida sentencia sobre la edición genética o los anteriores con los OMG. Ángel del Pino, director del de­par­ta­men­to de Producción y Desarrollo de la citada cooperativa de segundo grado ejemplificó la ca­pacidad de abs­or­ción de los nuevos avances en el campo con la revolución acontecida en Almería con la pro­duc­ción hortícola. “En 2007 hubo una crisis derivada del uso indebido de un fitosanitario. En menos de dos cam­pañas el sector fue capaz de transformar su modelo intensivo hacia otro de producción integrada”, explicó del Pino.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link