Escribe para buscar

Frutas

Llegan las primeras partidas de trampas para combatir el ‘cotonet’ de Sudáfrica

Agricultura recibe los primeros dispositivos a 0,92 euros y negocia para que al agricultor le cueste su parte entre 1,10 y 1,20, pero entre distribuidores ya se baraja de 1,50 a 1,80.

Comparte

La Conselleria de Agricultura ha comenzado a recibir las primeras partidas de trampas para combatir el ‘cotonet’ de Sudáfrica, que se repartirán en próximas semanas entre los citricultores que las han solicitado. Como es sabido, el sistema de ayuda que se ha establecido al respecto consiste en que la conselleria dará una trampa por cada una que haya adquirido el citricultor solicitante, y la compra efectiva la tendrá que demostrar con la factura correspondiente.

Sin embargo, antes de empezar la venta y el reparto, cuando aún no hay trampas en el mercado, ya se ha extendido una gran polémica en el campo sobre los precios que tendrán de cara al agricultor. Roger Llanes, secretario autonómico de Agricultura, ha ratificado a Las Provincias que el precio que paga la conselleria por cada trampa es de 0,92 euros. Ha concertado la adquisición de dos millones y medio de unidades por 2,3 millones de euros. Al mismo tiempo, desde instancias oficiales se presiona a los fabricantes para que los 2,5 millones que tienen que adquirir los citricultores para tener derecho a recibir otras tantas trampas compradas por la conselleria, no se encarezcan demasiado y, a lo sumo, lleguen a manos de los productores a precios asequibles, en el entorno máximo de entre 1,10 y 1,20 euros. En ello se tiene en cuenta que la distribución acarrea un coste adicional, pero se entiende que la diferencia respecto a los 92 céntimos que paga la conselleria es un margen comercial razonable para distribuidores y almacenistas.

No obstante, lejos de esos niveles moderados, en los pueblos naranjeros, y sobre todo en las zonas más afectadas hasta ahora por este ‘cotonet’, circulan noticias interesadas que ya fijan los precios más altos, entre 1,50 y 1,80 por trampa, lo que llegaría a representar casi el doble de lo pagado por la Generalitat.

El secretario autonómico Llanes está de acuerdo con los argumentos generales del sector, cuando se advierte que esta operación de trampeo masivo -hasta 12.000 hectáreas- consiste en dos partes que van unidas: la compra de la mitad por parte del citricultor y la entrega gratuita de la otra mitad que compra la conselleria. De tal modo que se corre el riesgo -añadido a la duda general sobre la eficacia final del sistema- de que, si el precio es demasiado alto, el agricultor desista de comprar, con lo que tampoco se colocarían todas las de la conselleria.

La trampa es efectiva también contra el ‘cotonet’ más habitual, el ‘Planococcus citri’, y el ‘poll roig’. Dura un año, pero la autorización para colocarla (una por árbol) se ha pedido al Ministerio de Agricultura para estas fechas: del 22 de febrero al 21 de mayo y del 3 de septiembre al 15 de octubre.

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link