Escribe para buscar

Destacado

“La producción del Levante está en riesgo por cuestiones políticas”

El presidente del sindicato de regantes Tajo -Segura (SCRATS), Lucas Jiménez, ha explicado a la Revista Mercados sus razones para denunciar la decisión del Ministerio de Agricultura de aumentar el caudal ecológico, tachándolo de decisión política enmascarada en una apuesta por la sostenibilidad, en su opinión no necesaria.

Comparte
  • “Se está poniendo en riesgo debido a la forma de hacer política en España, la producción de la zona del Levante en la que en 2020 según el FEPEX, representó el 71% de las exportaciones españolas a Europa de hortalizas(“92% de la alcachofa, 81% apio, 87% calabacín, 86% del pimiento, 88% de las espinacas,  89% de las espinacas…) y el 25% de la fruta que circularon por España y Europa.
  • “La zona del Levante es una auténtica despensa de producción que tiene dos peculiaridades: que goza de la total garantía sanitaria de la Comunidad Económica Europea y que está dentro de sus límites geográficos y políticos”.

El 30 de marzo de 1979 llegaron las primeras aguas a la cuenca del Segura procedentes del río Tajo gracias a una de las obras hidráulicas de ingeniería más grandes realizadas en España: el trasvase del Tajo-Segura. Tres años después nació el Sindicato de regantes encargado de, según su presidente, Lucas Jimenez,“defender como objetivo primordial los intereses de los agricultores del trasvase en todos los campos, tanto en la consecución de recursos como en la defensa de los precios. Formado por la unión de 80 comunidades de regantes, es una institución que de no haber existido, “el trasvase hubiera llegado a su fin”.

Los datos de FEPEX del año 2020 informan de que la zona del Levante, que cubre el trasvase, representó un 71% de las exportaciones españolas de hortaliza a Europa y un 25% de la fruta. “Es una auténtica despensa de producción que cuenta con la garantía sanitaria total de la Unión Europea y que está dentro de sus límites geográficos, una auténtica joya de la corona que la forma de hacer política en España puede destruir”, afirma Jiménez.

Polémica: aumento de caudales ecológicos

¿A qué se refiere el presidente con esta afirmación? Aunque el trasvase nunca deja de estar de actualidad, hace unos meses volvió a ponerse en el foco, debido a que la vicepresidenta del Gobierno para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, anunció que quería aumentar el caudal ecológico en el punto de Aranjuez de 6 a 8,52 metros cúbicos por segundo. Suponiendo una media de 68 metros cúbicos anuales “en favor de la sostenibilidad”. Fue entonces, cuando asociaciones como Asaja o el propio sindicato SCRATS, elevaron sus quejas y dudas respecto a dicha decisión.

“Queremos dejar claro que nos unimos al Gobierno en la apuesta de recibir y conservar el agua en buen estado, pero también defendemos que se tienen que cubrir las demandas humanas de actividad como el regadío y esto corre peligro” explica Jiménez. La agrupación ha elaborado informes técnicos en los que sale a relucir que aún descendiendo el volumen del caudal ecológico de Aranjuez, podría mantenerse la buena calidad del agua y de su hábitat, ya que no existen contaminantes en la zona, luego “la excusa de sostenibilidad por parte del Ministerio se queda sin argumentos”. Por esta razón, no entienden más allá de decisiones políticas, está subida que según el sindicato “no va a beneficiar a nadie, sino que va a tener consecuencias negativas para el Estado y es que según el INE: “La actividad ligada al Trasvase Tajo-Segura supera los 3.000 millones de euros de aportación al PIB, con más de 106.500 puestos de trabajo directos en el Levante español”.

Desde el sindicato no entienden que si los caudales circulantes actuales cumplen lo establecido por el plan de Cuenca, de que por Aranjuez tienen que pasar 6 metros cúbicos por segundo permanente y los estudios reflejan, que la media anual está 3 metros cúbicos por encima, ¿cual es la necesidad de cambiarlo y elevar el caudal ecológico?

Reconocen, por otro lado, que aguas abajo del Tajo, la calidad empeora, pero no por la existencia o no de caudal ecológico, sino por la falta de una buena depuración, “tal y como lo constatan las sanciones provenientes de la Unión Europea a los ayuntamientos correspondientes”.

Entonces, ¿a quién beneficia?

Según Lucas Jiménez estas decisiones no benefician a nadie, sino que responde a presiones por parte de autoridades de los gobiernos regionales de Castilla La Mancha y a pretensiones de autoridades de pueblos ribereños para los que sirve “como pegamento identitario”, parece que “acabar con el trasvase se ha convertido en una enseña regional”.

Por este motivo, desde el Sindicato recuerdan que el control del río es exclusivamente competencia del Estado y del convenio con Portugal y que “se debe alejar de la riña regionalista y tomar las decisiones con la cabeza fría” recuerda el presidente del sindicato.

Y termina afirmando que “El cambio climático es Teresa Ribera, que no nos vendan esa historia, está ahí y nadie lo niega, pero decisiones como la de recortar 3 hectómetros cúbicos en el mes de enero cuando estaban muy por encima de las necesidades propias de la cuenca del Tajo, son totalmente políticas”.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link