Escribe para buscar

Empresa Frutas Mercados

Fruta de hueso, un consumo al calor del verano

Las altas temperaturas provocan un solapamiento de toda la producción de melocotones, nectarinas y ciruelas a la vez, con el consiguiente descenso de los precios.

Comparte

Con el verano a la vuelta de la esquina se aproxima también el final de la campaña de la fruta de hueso en Andalucía: melocotones, albaricoques, nectarinas y ciruelas, que este año han registrado una producción tardía con el consiguiente problema que supone para los precios dar salida a toda la fruta a la vez.

Las altas temperaturas de esta primavera han precipitado la maduración y han llegado todos los tipos de productos a la vez. El sector calcula que en Andalucía se incrementará la producción de melocotón, nectarina, albaricoque y ciruela, aproximadamente un 16% respecto a 2013.

El melocotón, con un total de 40.110 toneladas y las nectarinas, con un volumen aproximado de 65.000, son las principales producciones.

Andalucía representa un 11% de la producción de fruta de hueso a nivel nacional, pero la ventaja de que pueda colocar el producto en los mercados internacionales antes que otras zonas españolas no está compensando al agricultor en los últimos años.

Esta es una de las razones de que, pese a que las producciones más precoces se ubican en las provincias de Sevilla y Huelva, en la primera de ellas se hayan eliminado hasta 25.000 hectáreas de frutales en los últimos años por falta de rentabilidad. Y es que según calculan los productores del sector, es necesario invertir entre 10.000 y 12.000 euros por hectárea, cantidad que se va mayoritariamente en el pago de jornales y los caros tratamientos de los frutales

La fruta de hueso es el principal cultivo de frutas no cítricas en España. En 2013, la superficie de cultivo en España del melocotonero-nectarino totalizó 82.124 hectáreas, un 3% más que el año anterior, la superficie de cerezo (con cantidades muy poco significativas en Andalucía) ascendió a 32.077 hectáreas (-1%), la de albaricoquero fue de 20.676 hectáreas (-2%) y la de ciruelo 14.086 hectáreas (-7%), según la Encuesta sobre superficies de cultivo en España de 2013 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

En cuanto al comercio exterior, las exportaciones de melocotón en 2013 totalizaron 342.055 toneladas, un 21% más que en 2012, por un valor de 331 millones de euros (+14%) y la exportación de nectarina se situó en 406.908 toneladas (+15%) por un valor de 423 millones de euros (+23%).

La exportación de albaricoque ascendió a 61.763 toneladas (+47%) por un valor de 92,4 millones de euros (+70%), la de ciruela se situó en 71.652 toneladas (-32%) por un valor de 85 millones, la de cereza ascendió a 26.394 toneladas (+2%) por un valor de 60,6 millones de euros (-6%), según datos de la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Economía y Competitividad, procesados por Fepex, la federación de productores y exportadores de frutas y hortalizas.

En los últimos tiempos ha irrumpido con mucha fuerza la producción de otra fruta de hueso,el paraguayo o paraguaya, según distintas zonas. Es algo así como un melocotón achatado por arriba y por abajo y que en Andalucía el consumidor no lo conocía demasiado, pero que ya está prácticamente en todas la fruterías. Como cultivo, se ha lanzado sobre todo en Cataluña, de modo que en un año se incrementó la producción hasta un 40%.

En el valle del Guadalquivir aún no son numerosas las plantaciones y las existentes se orientan sobre todo a la exportación, alcanzando en este caso buenos precios.

Pendientes del calor

Las organizaciones agrarias Asaja y Coag confirman que tanto el hecho de que la producción llegue toda de una vez como que algunos de los países destinatarios aún no sientan el calor del verano, y por tanto retrasen el consumo de frutas, es un problema, aunque confían en que en esta campaña no se desperdicie mucha cantidad. Los productores de la zona de Palma del Río, incluso en el comienzo de la campaña, ya se habían declarado convencidos de que, «desgraciadamente, las perspectivas no son, en absoluto, halagüeñas este año», ya que hay mucha oferta y el mercado todavía no demanda. Esta circunstancia tendría relativa importancia en otro tipo de cultivo, pero en el caso de las frutas de hueso le perjudica seriamente porque, una vez que maduran de forma natural, hay pocas horas por delante para ofrecerlas al precio que en ese momento establezca el mercado. En este sentido, los mismos agricultores informan de que las cotizaciones, a día de hoy, «están descaradamente por debajo» de las de la campaña anterior, en un mercado «que es incapaz de digerir toda la oferta de la zona», ligeramente superior a la de otros años.

Por otra parte, hay productores que se muestran ciertamente optimistas en esta campaña recién iniciada puesto que, a diferencia del año pasado, la fruta de hueso presenta mayor calidad y calibre, algo que, a su juicio, pagan los mercados. Además, el consumo de naranja ha bajado de una forma notable y los consumidores ya piden fruta fresca y de temporada. Aun así, estos productores más optimistas daban por hecho de que no se alcanzarían las cantidades que se llegaron el año pasado, entre 0,75 y 0,90 euros por un kilo de nectarina.

Cuando se reunió hace semanas en Madrid el Comité de Fruta de Hueso de Fepex, constituido por los representantes de las asociaciones de las principales zonas de producción, con el fin de analizar las perspectivas de la campaña, que se preveía de muy buena calidad para todas las frutas (melocotón, nectarina, albaricoque, cereza y ciruela) también se constataba un adelanto general de unos 4 ó 5 días en la mayoría de las regiones con relación a la campaña de 2013.

Los representantes del Comité confirmaron que las favorables condiciones climatológicas hasta esa fecha, prácticamente sin heladas ni daños por otras incidencias meteorológicas,habían permitido un buen desarrollo del fruto, lo que hacía presagiar una campaña con plena producción para la generalidad de los productos, si la climatología seguía siendo favorable.

El Comité había analizado también otros temas como la posición de la fruta de hueso en la reforma de la PAC y en la OCM, destacando la necesidad de que se mejore la eficacia de las medidas de gestión de crisis. La mejora de estas medidas fue uno de los temas que Fepex planteó en la reunión del grupo de contacto hispano-franco-italiano de melocotón y nectarina.

Este grupo, analizaba las previsiones de producción en los tres países y buscaba posiciones comunes en relación a aspectos relacionados con la política agraria, con la disponibilidad de productos fitosanitarios y los mercados.

De cara al futuro, sobre todo en el sector de la fruta de hueso precoz, se plantea hacer un esfuerzo tanto desde el punto de vista agronómico como comercial, una vez que se ha comprobado que muchas veces estar antes que nadie en el mercado no se traduce en un precio que compense las inversiones realizadas. También se fija el objetivo en la innovación varietal, en técnicas de cultivo, en manipulación y en envasado. Se trata de desterrar la idea generalizada de que la fruta precoz carece de sabor.

En todo caso se están buscando nuevos caminos para hacer más atractiva la fruta de hueso para consumidor y conseguir recuperar precio a los productores. Al parecer esto pasaría por recuperar sabor y calidad y conseguir que las grandes superficies vuelvan a tratar la fruta con el mimo de las fruterías de toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *