Escribe para buscar

Hortalizas

El tomate canario escapa de la covid, pero teme el brexit

La exportación de la fruta cae un 18% en la última campaña, afectada por la calima y la pandemia. El Reino Unido y su marcha de la UE marca el futuro.

Comparte

El sector del tomate ha sido uno de los que menos ha sufrido la covid, aunque no ha dejado de sentir su impacto. Durante el estado de alarma y el confinamiento sus exportaciones continuaron operando y salvo algunas incidencias que fueron subsanadas, el producto llegó y se vendió de forma satisfactoria en los distintos mercados. Eso sí, la campaña terminó un mes antes que otros años por la complejidad de la situación y por la pérdida de la fruta, que se vio afectada por el intenso capítulo de calima de febrero.

En Semana Santa se dio por concluida la campaña y el resultado fue un descenso de las exportaciones de tomate del 18%. Se comercializaron en el exterior 33.682 toneladas frente a los 41.331 de un año antes.. «Hemos sufrido pero no tanto como otros cultivos. En nuestro caso se sumó la calima y la covid», indica Gustavo Rodríguez, portavoz de la Federación de Empresas Hortofrutícolas (Fedex).

LOS DATOS DEL SECTOR
33.682 toneladas
Se han exportado en la última campaña, que acabó en abril. La covid adelantó un mes su final.
41.331 toneladas
Se exportaron en la campaña anterior. La caída ha sido de un 18%, con 7.600 toneladas perdidas.
1.500 empleos
Genera el sector del tomate en Canarias. En algunos municipios el sector es un empleador principal.

Haber sufrido en menor medida que otros cultivos el impacto de la covid no supone que el sector afronte el futuro con calma y certidumbre. El sector exportador de fruta y hortalizas vive desde hace cuatro años atenazado por la amenaza del ‘brexit’, que será ya inminente con o sin acuerdo con el Reino Unido a partir del 31 de diciembre de este año. Desde el 1 de enero los británicos estarán fuera de Europa, será un tercer país y los canarios se despedirán de todas las ayudas que han venido recibiendo para la producción y exportación (a través del transporte) de sus cultivos al Reino Unido.

El hecho de que la zafra del tomate arranque en octubre y concluya en mayo supone que el ‘brexit’ le va a coger a medio camino. Ahora mismo todo son conjeturas sobre lo que sucederá a partir de 2021 con las exportaciones europeas al Reino Unido. Las condiciones de la futura relación se están negociando y por el momento no hay nada cerrado.

Ante las incertidumbres del sector y su intención de reducir plantación para no quedarse con tomates sin vender, el Gobierno de Canarias ha actuado de forma decidida y vuelve a amparar a los tomateros, sus cultivos y el empleo que genera y que es clave en algunos municipios de las islas, como el de San Nicolás.

En caso de que el ‘brexit’ suponga el fin de las importaciones al Reino Unido del tomate canario, el Gobierno de Canarias cubrirá el valor de las producciones destinadas a ese mercado entre el uno de enero y mayo. Tres millones de euros se ha comprometido el Gobierno de Canarias a pagar a los exportadores canarios para garantizar sus cultivos.

Con este colchón, los productores de las islas se han lanzado ya a plantar. Han puesto los semilleros y en unas semanas empezarán a plantar en los mismos volúmenes que el año pasado.

Esta medida, encaminada a salvaguardar al sector tomatero de las islas, no viene sola. El Ministerio de Fomento ha decidido reconvertir la compensación al transporte que destina anualmente al sector y que desde enero ya no se podrá seguir abonando en el caso delos tomates mandados al Reino Unido por ser tercer país y encajarla, dentro del Posei, como ayuda a la adaptación de los mercados.

La subvención consiste en 15 céntimos de euro por kilo exportado durante los próximos cuatro años, lo que se estima que serán en torno a tres millones de euros que el sector ha de destinar a buscar soluciones, como otras fórmulas de transporte más baratas o buscar nuevos mercados. Transcurridos los cuatro años la ayuda se agotará.

Además, el Gobierno de Canarias ha remitido a Bruselas una petición para elevar las ayudas que recibe el sector en el Posei por hectárea y comercialización, después de que un estudio haya revelado un fuerte alza de costes con la subida del Salario Mínimo Interprofesional. Se pretende elevar la ayuda por hectárea de 15.000 a 24.000 y aumentar un 15% la de la comercialización para que el sector pueda seguir compitiendo.

Fuente: Canarias7

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link