Escribe para buscar

Una campaña agridulce. SAT ROYAL

José Gandía, presidente de SAT Royal, esboza las líneas maestras de la pasada campaña de berries, marcada por el equilibrio de la oferta en fresa y la saturación de producción del resto de frutos rojos.

Comparte
fruta de hueso

Agridulce porque, después de varios años por fin la fresa tuvo una producción escalonada, acorde con la demanda, que le permitió obtener precios rentables y, sin embargo, las otras berries fueron ahora las que padecieron una saturación en determinados momentos provocando bajas cotizaciones que dieron al traste con la campaña, especialmente en arándanos.

La frambuesa tiene un punto a favor y es que las nuevas variedades que están apareciendo en el mercado, al igual que las nuevas técnicas de cultivo y formas de vivero, están permitiendo un mejor desarrollo del sector, con mayor calidad, rendimiento y calibres, lo que conlleva que la bajada de precio experimentada no significó forzosamente una disminución de la rentabilidad del agricultor por hectárea, en opinión de José Gandía.

“El reto de esta berry es el incremento que está experimentando el Sur de Marruecos, sobre todo en los primeros meses del año, lo que puede provocar un dumping de fruta barata en los mercados europeos”, señala.

Otra berry que también está creciendo en el país alauita “en proporciones disparatadas” es el arándano y sin duda, es la que más preocupa al sector a nivel comercial, dado el crecimiento desmesurado que también ha tenido en España en los últimos años. “Hasta ahora había habido un equilibrio entre oferta y demanda, pero 2017 marcó un antes y un después, al registrar una saturación de la oferta desde finales de abril hasta mediados de junio hundiendo los precios”, explica Gandía.

“Con el arándano podemos anticipar una crisis de larga duración”

Así, el pronóstico para esta temporada es muy preocupante. Las bajas temperaturas de los últimos meses han retrasado la entrada en producción, lo que probablemente provocará de nuevo una saturación de producto a partir del mes de abril. “Estos excesos pueden transformar el arándano en un producto commodity”, sentencia el presidente de Royal al respecto.

A diferencia de la fresa y la frambuesa que son plantas anuales, el arándano es un arbusto que dura unos 10 años, por lo que a la vista del exceso de plantaciones en curso podemos anticipar una crisis de larga duración, puntualiza. Hay esfuerzos para desplazar producciones a final de junio y mediados de julio con otras variedades, así como técnicas de cultivo para lograr una fruta más precoz, “sin embargo vemos difícil tener rentabilidad con variedades poco productivas en los meses de enero y febrero y creo que continuaremos con un desequilibrio creciente en producciones masivas cuando la demanda se vea desbordada por la oferta”.

Progresos

En contraposición a toda esta situación, el sector da un paso adelante con las nuevas medidas de control por parte de la Junta de Andalucía y la Guardia Civil para evitar la multiplicación ilegal de variedades y viveros, en defensa de la labor investigadora y contra la expansión de virus como la Xylella. Ahora debe hacer frente a otros retos como la digitalización y la búsqueda de nuevos sistemas para combatir la falta de agua.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *