Escribe para buscar

Soluciones globales para reconquistar al consumidor

¿Es posible recuperar el consumo de melón? No es una pregunta tendenciosa, es la que se hacen todos los días agricultores, comercializadores y gran distribución, y en el siguiente artículo damos algunas de las claves para lograrlo. Sabor, consistencia y disponibilidad de producto son las máximas para las casas de semillas, que no pierden de vista ni la innovación ni la sostenibilidad.

Comparte
melón

El cultivo de melón se enfrenta en este 2022 a la que puede ser su campaña más dura. A la crisis de consumo que arrastra desde hace años, se suman ahora una serie de problemas coyunturales que podrían agravar su situación: la subida de costes para un cultivo considerado “secundario” por muchos agricultores; la falta de agua en las principales zonas productoras, que augura un descenso de la superficie entre el 10-15% en la Región de Murcia y mucho más elevado en Andalucía Occidental; o el recuerdo de los malos resultados de la campaña pasada. Si a ello añadimos que, en Almería, primera zona nacional en entrar en producción, la campaña de hortalizas de invierno está siendo bastante favorable y muchos agricultores se resisten a arrancar pimientos, pepinos o tomates para cultivar melón, el futuro más inmediato de esta fruta no se prevé nada halagüeño.

“Para recuperar el mercado de melón, es clave estimular el consumo de frutas y hortalizas en general y, en particular, promover los momentos y canales a través de los que se consume esta fruta”, afirma Bernardo Cuenca, Crop Coordinator Melon & Watermelon de Rijk Zwaan, quien añade que, “desde nuestra empresa, aportamos consistencia y uniformidad de producto” para un suministro 365 días al año.

Esto implica trabajar codo a codo con los diferentes actores de la cadena para desarrollar “melones globales”, soluciones para todo el año, en las distintas zonas productoras y que lleguen a más destinos con alta calidad, sabor, uniformidad, buena conservación postcosecha y “con la vista puesta en la reducción de costes”. Ante este incremento de costes y factores limitantes para la producción, hoy más que nunca, “la gestión del volumen de oferta, así como la calidad, uniformidad y consistencia del melón van a ser claves para facilitar un cambio necesario que permita incrementar el valor del producto tanto en origen como en destino”.

5 CLAVES PARA RECUPERAR EL CONSUMO

1.Sabor.
2.Calidad consistente.
3.Suministro 365 días.
4.Innovación.
5.Promoción.

Suministro all year round
Sakata fue la primera empresa del sector con capacidad para suministrar los 12 meses del año una misma genética en melón Piel de Sapo. Ahora, “trabajamos para hacer lo mismo en el resto de tipologías”, explica Joaquín Navarro, su Product Promoter de Cucurbitáceas. Y como ellos, el resto de casas de semillas, puesto que “ofrecer un suministro constante los 365 días beneficia a toda la cadena de valor”, añade Genci Armero, Sales Manager Melon & Watermelon de Enza Zaden, quien hace hincapié en la importancia de contar con buena base agronómica para lograrlo y también en que “toda mejora tiene que ir enfocada a esa búsqueda de ‘consistencia’, es decir, que las variedades para ofrecer el suministro completo deben tener las mismas características organolépticas, calidad y buen sabor para el consumidor”.

Y llegados a este punto, todos los responsables de melón que participan en las siguientes páginas coindicen en la necesidad de aportar más y mejores resistencias a este cultivo. “Las resistencias genéticas a plagas y enfermedades a nivel agronómico son lo más importante, dada la tendencia a eliminar productos fitosanitarios”, afirman desde Semillas Fitó, y apuntan no sólo a las resistencias a oídio (incluida la raza 3.5) y pulgón, sino también al ToLCNDV (virus Nueva Delhi), además de a enfermedades y hongos de suelo.

Asimismo, y teniendo en cuenta el cambio climático, ponen el foco en la rusticidad de las nuevas variedades, de modo que “puedan desarrollarse en un escenario de menor disponibilidad de agua y suelos cada vez más cansados”, como comenta Manuel Porras, responsable de Desarrollo de HM.Clause. Para él, esta falta de agua en las principales zonas productoras, unida al aumento de costes y el agotamiento de los suelos “hacen que cada campaña sea un reto”. Y todo ello sin olvidar la calidad organoléptica, “potenciando el sabor y calidad de la fruta”.

En este sentido, Jorge Bervel, responsable de melón de Ramiro Arnedo, afirma que “estamos volcados en la mejora de la calidad interna”, de modo que ofrezcan al consumidor “un bocado de fruta que se quede en su memoria”. Para ello, es necesario combinar los parámetros óptimos de calidad final y la parte agronómica, “con variedades de buen comportamiento frente al rajado, el avinado y con buena conservación”.

En definitiva, y como resume Pablo Pérez, CEO Breeder – Cucurbit Specialist de Intersemillas, “debemos ofrecer variedades con el equilibrio adecuado entre productividad, un buen paquete de resistencias y un sabor increíble para obtener un excelente resultado”. Y además, “asegurando la calidad, clave para mantener la confianza del agricultor y recuperar así este mercado”.

En este sentido, Diego Maestre, Global Melon Development de BASF, aboga por variedades con un claro indicador de corte que garantice la madurez del producto, evitando destríos en campo y reduciendo el desperdicio en el lineal y los hogares, puesto que el consumidor siempre encontrará un melón que satisface sus expectativas. Además, insiste en la necesidad de mejorar la pre y postcosecha.

Hay oportunidades para innovar
“Las innovaciones y especialidades son otra línea estratégica importante dentro de la categoría para enriquecer el lineal”, comenta Víctor García, jefe de producto de cucurbitáceas de Syngenta, que sigue desarrollando su concepto más rompedor en melón: Romolo, su piel de sapo redondo mini.

Pero como comprobarán en las siguientes líneas, son otras muchas las innovaciones de las casas de semillas, desde el Little Planet Melon de Semillas Fitó, “una nueva tipología que pretende garantizar la calidad de los melones comercializados bajo esta marca en colaboración con las empresas que participarán en este proyecto”; hasta el Galia de carne naranja de Intersemillas que pretende revolucionar el mercado.

Ofrecer un suministro constante beneficia a toda la cadena de valor

Por último, en Seminis, mejoran su Orange Candy (amarillo por fuera y de carne naranja) con la introducción de una nueva variedad con más resistencias. Y es que, como afirma su Melon Market Development, José Guirado, “productos innovadores no son solo aquellos diferentes en cuanto a sabor o apariencia, sino que innovar también es aportar recursos a los agricultores para producir de forma más rentable, eficiente y, por tanto, sostenible”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *