Escribe para buscar

#Miproductocobravida busca dar personalidad a través de la etiqueta. ETYGRAF

Un envase sin etiqueta es como una empresa sin nombre, uno no puede existir sin el otro. Para reforzar la importancia de una buena etiqueta, Etygraf crea la campaña de comunicación digital #miproductocobravida.

Comparte

Así como nuestra ropa dice mucho de nosotros, la etiqueta lo dice de cada producto y no se debe dejar nunca al azar. Porque un buen etiquetado influye directamente en la opción de compra. Cuando un potencial consumidor está frente al lineal, su decisión se basa primordialmente en lo que ve y en la experiencia que puede obtener del packaging de un producto. Está demostrado que el 43% de los consumidores eligen según las innovaciones que presenten el envase y la etiqueta.

La labor de la empresa Etygraf es dar personalidad a los envases, que un consumidor pueda identificarse fácilmente con una marca cuando se pare frente al lineal. “De esta manera el productor puede confirmar que #miproductocobravida”, explica el director comercial de la firma, David Baldoví en relación a la nueva campaña de comunicación que han lanzado al mercado.

La idea es conectar el producto con el consumidor a través de la etiqueta, convirtiéndolo en algo atractivo y de primerísima calidad. La clave para conseguirlo está en mantenerse a la vanguardia, con una innovación constante.

Las etiquetas ya no son puramente informativas, sino que interactúan con el consumidor

En este sentido, Etygraf tiene en cuenta que la era digital ha llevado la experiencia del etiquetado un paso más allá al mezclarse lo on-line con lo off-line. “Hoy en día no se trata solo de ver el envase y la etiqueta, se trata de poder interactuar con ella y esto puede ir desde mezclar acabados texturizados hasta incluir elementos de realidad aumentada, códigos QR o experiencias olfativas que transformen la compra en una vivencia altamente emocional. En otras palabras, las etiquetas ya no son puramente informativas, sino que interactúan con el consumidor”, explica Baldoví.

En constante renovación

En su objetivo por mantener sus estándares de producción y servicio, Etygraf inicia 2015 con nuevas inversiones en maquinaria para el corte de bobinas que agiliza y optimiza el stock de materiales autoadhesivos, de inspección y confección con acabado semiautomático, ideal para el troquelado de etiqueta blanca, y un software de control para el proceso de producción, para optimizar la planificación, seguimiento y control de los trabajos. Asimismo, dispone de una nueva Guide Combat MX 370, más ancha y rápida, ideal para la producción de etiquetas hortofrutícolas, un sector que representa el 40% de su volumen de negocio, especialmente en melón. Esta herramienta permite reducir los costes de impresión, ofreciendo un trabajo de primerísima calidad a mayor velocidad.

Por último, Etygraf va más allá en su compromiso profesional y ha celebrado por primera vez una jornada de formación que espera repetir en el futuro, ETYGRAF Open House, en la que se pudo compartir la dinámica diaria de su empresa,  explicar los procesos de impresión y acabados, además de realizar talleres sobre gestión empresarial, estrategia comercial y coaching motivacional para equipos de ventas.

 

 

 

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *