Escribe para buscar

Las variedades de programas privados garantizan la rentabilidad del cultivo. SAT ALGAIDA

Así lo afirman desde Sat Algaida (Fresmiel), cuya apuesta por la variedad de fresa Calinda ya representa el 75% de su cultivo.

Comparte

Mientras la campaña pasada se caracterizó por obtener unos precios más bajos a nivel general, en SAT Algaida llegaron incluso a registrar unos resultados mejores que la anterior en lo que a la fresa, su principal cultivo, se refiere. “Con Calinda podemos tener un mejor precio, es una línea premium, diferente”, explica Raquel Tello, responsable del Departamento Comercial de la entidad.

Este año el balance está siendo de momento (hasta mediados de febrero) también muy positivo con un mayor volumen con respecto al año pasado en estas fechas, un retorno óptimo “y un adelanto de unos 15 días”.

Pero la estrategia de Fresmiel no se limita a ofrecer a los mercados europeos un producto de calidad, sino que trabaja en varios frentes para poder seguir creciendo y evolucionando como lo ha estado haciendo en los últimos años. Por un lado, mediante la búsqueda de nuevos mercados, con la mirada puesta en los países árabes y asiáticos mediante envíos aéreos. “El año pasado hicimos ya envíos de arándano a China y este año estamos haciendo algunos de fresas a Hong Kong”, comenta Raquel Tello.

Por otro lado, la entidad ha dado un salto de valor añadido en su oferta con la introducción de producción ecológica. “La producción integrada ya era algo implantado en nuestras fincas y este año estamos haciendo residuo cero para el próximo ejercicio iniciar la línea bio en fresa”, explica su gerente, Francisco Marín Toro.

En arándano, mantienen la superficie inicial y por el momento no pretenden aumentar y en moras están camino de tener producción 10 meses al año.
El problema que se mantiene es la falta de mano de obra, a lo que Tello comenta: “La Administración debe buscar fórmulas para atraer al trabajador español y poder reducir esa tasa de desempleo que tiene nuestro país”.

Frambuesa
En este cultivo la apuesta de SAT Algaida también se ha centrado en ofrecer una calidad premium en el mercado con la variedad Adelita. Sin embargo, el auge de Marruecos en frambuesa, que en el último año ha multiplicado su superficie por cuatro, está perjudicando al sector a nivel global. “Nos está haciendo daño porque esta pasada campaña se ha notado un gran descenso de los precios por el importante volumen que han introducido en el mercado europeo”, comentan desde la firma. El caso es que para Marruecos también fue una campaña difícil a nivel de precios, “esperemos que esto provoque una reducción de la superficie este año”, añaden.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *