Escribe para buscar

La calidad es clave para que la fresa recupere su posición. HISPALCO

Los consumidores europeos reclaman más sabor y buena poscosecha y los productores con los que trabaja Hispalco se han dado cuenta de que la clave está en elegir la variedad apropiada.

Comparte

No es posible hacer campañas de fresa española sin equilibrar la balanza de la oferta y la demanda, sin poner en el mercado productos que realmente cumplan con lo que el marketing vende. Las producciones masivas de fresa española entran en contradicción con las ideas de exclusividad, calidad y “buen hacer” que tan de moda están en el sector. Al final lo que se consigue con estás políticas es que el consumidor se sienta decepcionado y opte por berries de otros orígenes que, además, son más competitivas en precio.
La coincidencia de las producciones de fresa española, francesa, holandesa o belga, hace que la competencia de los mercados sea feroz y para poder estar en los lineales europeos hay que tener el mejor producto. En la comercializadora Hispalco conocen bien lo que quieren los consumidores europeos y constataron hace tiempo que la fresa española ha dejado de tener interés porque encuentran otras mejores. Ana Beltrán, adjunta a la gerencia de la empresa asegura que los productores ya se han dado cuenta y están actuando en consecuencia optando en esta campaña por nuevas variedades, como Elisa, Primoris, Fortuna o A10, entre otras.
Hispalco depende de las fresas que obtengan sus productores, por eso la elección de estas nuevas variedades es, según Beltrán, un acierto porque comercializarán mejor fruta y si la fresa española alcanza la calidad que reclaman en Europa podría competir en igualdad recuperando su posición y su prestigio.

Frambuesas, arándanos y moras: calidad y diversidad
La empresa comercializa el catálogo completo de berries y considera que el aumento de superficie y cultivos de arándanos o frambuesas es muy positivo porque estas frutas tienen mucho potencial, aunque advierte que se podrían cometer los mismos errores que con las fresas: producción masiva y variedades que no ofrezcan buenos resultados. La elección de Hispalco en este sentido es clara y, en frambuesa, se quedan con la garantía que ofrecen Adelita y Glen Lion. En arándanos, también están trabajando con variedades que gustan bastante como Snow Chaser y Star. En ambos casos se trata de frutas con mucha calidad, buen sabor y buena poscosecha.
Por el momento, Alemania y Francia son los destinos principales de los berries que comercializa Hispalco gracias a sus marcas de calidad premium: Monna Lisa®, Unicorn® e Hispalco® Bio. La empresa ha comenzado a enviar berries a Dubai y trabaja en mercados de Emiratos Árabes con éxito. La introducción de nuevos productos, como las piñas, procedentes de lugares poco conocidos en los tradicionales mercados europeos, son los nuevos retos que afronta Hispalco, siempre con la ilusión que le caracteriza.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *