Escribe para buscar

Herramientas para el control nutricional de las berries. AGQ

La empresa AGQ Labs cuenta con el sistema suelo-planta-agua del cultivo para lograr las condiciones y soluciones idóneas para su desarrollo.

Comparte

El diseño de los programas de fertirrigación en el cultivo de la fresa y otras berries se basa en el manejo de disoluciones fertilizantes basadas en información genérica del cultivo y su corrección o modificación a lo largo del ciclo productivo, para adaptarlos a las características concretas de cada plantación. Pero en AGQ Labs consideran que son necesarias herramientas de control que evalúen el resultado productivo del programa diseñado y permitan su optimización. “Para el manejo de la fertirrigación, estos sistemas deberían incluir herramientas que den información acerca del estado nutricional del sistema suelo-planta-agua y del comportamiento agronómico de la plantación de fresa”, sostienen.

Para lograr el diagnóstico del sistema suelo-planta-agua, en AGQ Labs, la técnica más utilizada es el análisis químico de las diferentes matrices que lo componen (suelo, solución de suelo, agua de riego, solución fertilizante de riego y tejidos vegetales). En cuanto al suelo, explican que es posible monitorizar las propiedades físico-químicas del mismo o las características de la solución del suelo en contacto con las raíces del cultivo mediante extracto de pasta saturada o lisímetros.

También el conocimiento de la composición del agua de riego es muy importante para el diseño de las disoluciones fertilizantes, ya que condicionará el manejo de la CE, el pH, los equilibrios iónicos y sales fertilizantes a emplear.

El control del estado nutricional de la planta es también de gran importancia, como señalan en la compañía, “dado que evalúa su respuesta al programa de fertirrigación aplicado”. Las más utilizadas normalmente se basan en la composición química de hojas y frutos, para cuya interpretación se utilizan diferentes métodos: nivel crítico, rango de suficiencia, balance evolutivo del nutriente, DRIS, CND, etc. No obstante, actualmente, en AGQ Labs disponen de nuevas técnicas de diagnóstico más sensibles para evaluar aspectos concretos del cultivo, basadas en la cuantificación de formas químicas específicas de los nutrientes o determinaciones sobre nuevas matrices como el análisis de peciolo, de savia o de partes del fruto (corteza, pulpa, etc.).

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link