Escribe para buscar

“Abarcar todo el proceso de producción del plátano supone la materialización del espíritu de Europlátano”

Este ejercicio no se va a olvidar en el sector, pero especialmente en Europlátano, porque también ha sido el año en el que han dado el paso de transformar su estructura productiva.

Comparte

José Perles Montagut, responsable comercial de Europlátano.

¿Qué balance realizan del año 2020?
Lo definiríamos como un año complejo, que nos ha hecho crecer, en el que hemos llevado a cabo grandes proyectos y reafirmado la fuerza de un equipo capaz de dar lo mejor de sí mismos en los momentos más complicados. Nos ha obligado a adaptarnos a las nuevas circunstancias y estamos muy orgullosos de la capacidad de respuesta de nuestros agricultores, trabajadores y clientes para que nada falte.

También nos ha llevado a reforzar las relaciones y la confianza con nuestros clientes, siendo capaces de ofrecerles un servicio adaptado a las cambiantes demandas, así como con nuestros trabajadores, dándoles todas las garantías de seguridad y salud. En definitiva, hacemos un balance positivo del aprendizaje que nos ha dado este 2020, y que nos anima a todos a seguir poniendo en valor la importancia del sector en el que trabajamos.

Ha sido también un año de muchos cambios para Europlátano, con la incorporación de Bonnysa e instalaciones propias de maduración. ¿Cómo ayudan estos proyectos a afrontar el próximo ejercicio?
Este gran proyecto, abarcar todo el proceso de producción del plátano, es la materialización del espíritu de Europlátano, una apuesta por la mejora continua y el plátano de Canarias de calidad. Y con la incorporación de Bonnysa conseguimos aumentar nuestra producción y ofrecer un producto de calidad a un mayor número de clientes de forma continuada durante las 52 semanas del año.

Han pasado a controlar todo el proceso productivo, desde el agricultor en la finca hasta la maduración. ¿Qué va a suponer para sus clientes?
Esto supone una garantía de que todo el proceso productivo está supervisado por la misma empresa, que somos capaces de garantizar al 100% la calidad y la trazabilidad, y también una ventaja para nuestros agricultores y socios. A ellos les da la seguridad y confianza de que su fruta mantiene hasta el lineal la misma calidad que en la finca, a la vez que reducimos costes y manipulaciones, buscando el máximo beneficio.

¿Cómo han logrado de nuevo ser premiados con el sello ‘Sabor del Año’?
En Europlátano decimos que “la calidad se selecciona en el campo”; es ahí donde nuestros agricultores y departamento técnico empiezan el trabajo, cuidando el producto para poder otorgar al plátano la calidad, aspecto y sabor que lo distingan en los lineales. A partir de ahí, el producto pasa por el proceso de empaquetado en las islas y llega a la Península, donde se madura de manera artesanal. Desde hace unos meses, como comentábamos, este último paso también lo llevamos a cabo en nuestras instalaciones de maduración en Alicante, consiguiendo así abarcar y supervisar todo el proceso de producción.

“Con la incorporación de Bonnysa aumentamos nuestra producción y ofrecemos un producto de calidad durante las 52 semanas del año”

¿Cómo ve el futuro de Europlátano en los próximos cinco años?
Somos una empresa con más de 27 años de experiencia en el sector, que ha sido capaz de reinventarse y adaptarse a cada nueva circunstancia, ya que tenemos muy implantado en nuestros valores el ser una organización pionera en lo que se refiere a la innovación y el espíritu de mejora continua que compartían los primeros socios de la entidad. Por ello, afrontamos el futuro con ganas de seguir mejorando tanto nuestra empresa como el sector y la sociedad en la que nos movemos, como hemos hecho desde hace casi tres décadas.

¿Cree que las actuales políticas europeas están favoreciendo el desarrollo del sector del plátano canario?
En líneas generales, las políticas europeas y la PAC han significado un impulso decisivo para la agricultura y un apoyo imprescindible desde la creación de la Unión Europea; más aún en sectores como el plátano canario, alejado del continente y con unas condiciones de producción muy especiales. Ahora bien, cada vez se hace más difícil competir con las producciones de banana de terceros países, por lo que la UE debe exigir de forma inminente la reciprocidad a la hora de producir. Los controles sanitarios a los productos de importación deben reforzarse para que, como mínimo, cumplan con los mismos criterios que los producidos dentro del territorio comunitario. A día de hoy, nos encontramos con una competencia totalmente desleal.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link