Escribe para buscar

Frutas Hortalizas

Piden la declaración de zona catastrófica para las zonas afectadas por el temporal

Las estimaciones ya confirmadas de pérdidas en el sector hortícola rondan 95% en comarcas como la Ribera Baixa del Xúquer y avanzan que las pérdidas por “pixat” en cítricos en esta misma comarca eran del 50% antes de la última semana de lluvias y que, previsiblemente, es cercana al 100% en la actualidad.

Comparte

Las recientes lluvias han generado numerosos daños en el medio agrario y rural valenciano, principalmente en comarcas de costa y montaña de Alicante y Valencia, por lo que COAG-CV solicita que se evalúe de manera correcta y con seriedad y se declare zona catastrófica las comarcas más afectadas. La organización destaca que, “tras el baile de cifras que estamos presenciando en el que desde diferentes organizaciones agrarias y medios de comunicación compiten por ser la primera fuente que facilite datos sobre los daños tras las recientes lluvias”, COAG-CV exige “seriedad y responsabilidad en una cuestión crucial para nuestro territorio como es la producción agraria y en general la vida de vecinos y vecinas de las áreas rurales”.

Reconocen que son conscientes de que la mayoría de oficinas comarcales agrarias, cooperativas, SATs y administraciones locales, tratan de estimar con premura cuáles han sido los daños producidos por el agua, sin embargo insisten en que no hay disponibles todavía datos al respecto.

 

Aún así, asumen estimaciones ya confirmadas de pérdidas en el sector hortícola del 95% en comarcas como la Ribera Baixa del Xúquer y avanzan que las pérdidas por “pixat” en cítricos en esta misma comarca eran del 50% antes de la última semana de lluvias y que, previsiblemente, es cercana al 100% en la actualidad.

Sin embargo insisten en que a la hora de valorar las pérdidas y perjuicios a la agricultura y ganadería valencianas, “no sólo cuenta aquella cosecha que estaba a punto de ser recolectada, sino que hemos de considerar los daños producidos en caminos y viales, escorrentías, acequias, viviendas y maquinarias. Además, hemos de contemplar los futuros daños que pudieran causar hongos, podredumbres y sus efectos derivados en cultivos leñosos”.

El temporal de viento y fuertes y continuadas lluvias de los últimos días ha afectado a unas 140.000 hectáreas de cultivo en toda la Comunitat Valenciana y ha dejado cuantiosos daños en infraestructuras agrarias, según las estimaciones de LA UNIÓ de Llauradors, que las valora en cientos de millones de euros.

A juicio de esta organización profesional agraria resulta en estos momentos “aventurado y poco riguroso ofrecer una estimación ya definitiva de las pérdidas porque no se puede ni tan siquiera comprobar la magnitud de los efectos en los campos pues muchos están inundados y en algunos casos es imposible acceder porque no existen ni caminos.  Sin embargo, la cuantía será muy elevada y se prevén centenares de millones de pérdidas de forma directa y otras tantas indirectas.

En la mayor parte de las comarcas se aprecian daños y los cultivos más afectados por el temporal son los cítricos, las hortalizas, la uva de mesa, el caqui y el olivar. Existen 105.000 hectáreas de cítricos con afección, cerca de 23.000 de olivos, más de 8.000 de hortalizas y unas 1.500 has de uva de mesa y otras tantas de kaki. En los cítricos llueve sobre mojado y se puede dar por perdida la cosecha pendiente de recolectar de mandarinas de media estación como la Clemenules por afección de pixat y el porcentaje de Navelinas no recolectadas todavía o parte de las variedades de naranjas más tardías como la Navel, Lane-late o Navelate que presentan síntomas de aguado. En todos los casos, las pérdidas económicas reales se conocerán en unos días cuando evolucionen estas fisiopatías que afectan a la piel de la fruta.

En este sentido, LA UNIÓ constata que este temporal no es la causa de la desastrosa campaña que ha tenido la citricultura valenciana, más bien ha sido por circunstancias puramente comerciales. Por tanto, LA UNIÓ recomienda a los agricultores con contrato de compraventa y con fruta en buenas condiciones que haga una peritación de su parcela y remita un burofax al comercio indicando que la fruta está en condiciones de ser recolectada y, en consecuencia, que se cumpla lo pactado entre ambas partes.

Para la uva de mesa del Vinalopó las últimas lluvias son la puntilla a una campaña nefasta que se inició ya con una merma de la cosecha del 25% por la sequía. Los episodios de lluvia han provocado la presencia de hongos y humedad que han perjudicado a buena parte de la producción pendiente de recolectar, sobre todo de la variedad Aledo que es la que se consume en estas fechas navideñas y de fin de año. Todo ello ha provocado un encarecimiento del 20% en los costes para los agricultores con objeto de salvar el máximo número de uva posible.

El cultivo del caqui tiene un poco más del 80% de la producción recolectada, aunque habrá que ver la evolución para cuantificar las pérdidas. Lo que es seguro es que una parte de ese porcentaje caerá a tierra y quedará inservible comercialmente.

 

Fuente: Agroinformacion.com

Share and Enjoy !

0Shares
Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *