Escribe para buscar

Mercados

La hortofrutícola aragonesa reabre después de su cierre por un brote

Frutas La Espesa de Zaidín ha reactivado su actividad "muy despacio", con la incorporación inicial de 35 de sus 260 trabajadores. Espera recuperar el 100% en dos o tres semanas.

Comparte

La actividad volvió este lunes a la empresa Frutas La Espesa de Zaidín, aunque a un ritmo muy bajo, después de que Salud Pública decretara su cierre hace algo más de dos semanas tras detectar un importante brote de coronavirus entre sus 260 empleados. Del total, 200 resultaron afectados, unos al dar positivo en covid-19 y otros al ser contactos estrechos, lo que llevó a la firma a la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

La empresa hortofrutícola ha reactivado su actividad “muy despacio”, según indicaron fuentes de la dirección, con la incorporación inicial de 35 de sus trabajadores y la apertura de solo una de sus siete líneas de selección y envasado, donde fueron detectados los primeros ocho casos positivos, todos ellos leves o asintomáticos. Hasta ahora, es la única firma aragonesa obligada a detener su actividad por un brote de coronavirus.

En su vuelta al trabajo, la empresa mantiene las mismas medidas de higiene y seguridad que ya aplicaba antes de su cierre el pasado 20 de junio, como el control de temperatura en los accesos, la implantación de turnos en el comedor o la desinfección de sus instalaciones. La única modificación ha sido el tipo de mascarilla destinada a los trabajadores, que han pasado a utilizar la quirúrgica, según fuentes de la empresa.

De cumplirse lo previsto, Frutas La Espesa recuperará el 100% de su actividad “en el plazo de dos o tres semanas”, pero hasta entonces seguirá acumulando importantes pérdidas, tal y como reconocen desde la dirección, que, aunque afectados por este hecho, reconocen que “lo más importante es que todos sus empleados y sus familias se encuentran bien”. La empresa es una de las más importantes de su sector en Aragón. Al año mueve 35 millones de kilos de fruta y de su actividad, dependen unas 1.200 personas, entre trabajadores directos e indirectos.

Ante ello, el alcalde de Zaidín, Marco Ibarz, mostró su satisfacción por la vuelta a la actividad de la empresa, que, tal y como indicó, “es fundamental para la economía de la zona”. “Aunque recuperar lo perdido es imposible, es una gran noticia que vuelvan a estar en funcionamiento”, añadió.

Fuente: Heraldo de Aragón

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link