Escribe para buscar

Frutas

Cultivan habas entre mandarinos para aumentar la productividad y reducir la erosión del suelo

La UPTC lleva adelante un proyecto europeo de sostenibilidad socioambiental.

Comparte
mandarinas Sudáfrica

Habas, judías, cebada, veza y verdolaga crecen por primera vez entre mandarinos en una finca del Cabezo de la Plata, en el municipio de Murcia. Estas plantaciones experimentales, que comenzaron en 2018, se realizan a través del proyecto europeo ‘Diverfarming’, liderado por la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).

De esta forma, mejora la sostenibilidad ambiental, económica y social de la actividad agrícola principal como de la venta de las plantaciones experimentales que aportan beneficios a la superficie de cultivo, según han informado fuentes de la institución docente en un comunicado.

 

Los primeros resultados del proyecto, que finaliza en 2022, ya evidencian otras ventajas añadidas a la sostenibilidad ambiental. Entre ellas, el incremento de la productividad de la finca gracias al cultivo alternativo de otras plantas que diversifican la producción del agricultor. A su vez se traducen en la venta de nuevos productos en el mismo terreno en el que hasta ahora sólo se plantaban cítricos, explica, Raúl Zornoza, investigador responsable.

Otra de las ventajas que resalta el profesor, del área de Edafología y Química Agrícola de la UPCT, es que se está reduciendo el impacto ambiental. “Cultivamos en las calles de la finca, en los espacios de tierra que hay entre el arbolado y, por tanto, estas plantas reducen la erosión y mejoran la fertilidad y porosidad del suelo”, agrega.

Según Zorzona “hemos diversificado los mandarinos con cultivos anuales en las calles, plantando habas, verdolaga, judías y forraje como cebada y veza,”

De este modo, el agricultor puede vender las habas, verdolaga y las judías para consumo humano y la cebada y la veza, para alimentación animal, obteniendo mayores réditos con el mismo terreno.

Además “los nuevos cultivos atraen insectos beneficiosos que pueden contribuir a reducir la incidencia de plagas, reduciendo a medio-largo plazo el uso de pesticidas”, añade Zornoza.

Los estudios económicos realizados evidencian que los márgenes brutos de la explotación se incrementan con la diversificación de cultivos.

La rentabilidad económica de la diversificación es esencial para que los agricultores adopten estas prácticas que reducen el uso de fertilizantes y regeneran los suelos. Por ello, los investigadores coordinados por la UPCT recomiendan a la Comisión Europea que introduzca en la Política Agraria Común incentivos y ayudas para fomentar estas técnicas de agricultura sostenible.

Los ensayos se realizan en la Finca Canteras, de la empresa agrícola Ferbal, cuya sede central se encuentra en Madrid.

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de ‘Seguridad alimentaria, agricultura y silvicultura sostenibles, investigación marina, marítima y de aguas interiores y bioeconomía’ (Referencia 728003). Diverfarming está coordinado por la UPCT y en él participan 25 socios internacionales, entre universidades, centros de investigación, empresas y asociaciones agrarias de ocho países.

Este proyecto, a su vez, se enmarca en los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) 12 (Producción y Consumo responsables), 13 (Acción por el clima) ,15 (Vida de ecosistemas terrestres) y 17 (Alianzas para lograr los objetivos). A la vez es un ejemplo de Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN).

Fuente: La Vanguardia

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link