Escribe para buscar

Los caminos del infierno

Comparte

Los caminos del infierno están rodeados de buenas intenciones. No conozco a Victor Plaza, pero estoy seguro que está fuertemente comprometido con la defensa de los agricultores españoles y de nuestros pueblos.

Sin embargo, fomentar campañas de consumo nacionalistas es totalmente contraproducente. Damos alas a un movimiento que nos excluye del mercado europeo, nuestro mercado.

España tuvo un excedente comercial alimentario de 14.000 millones de euros. Dependen de las exportaciones muchas explotaciones familiares agrarias del sector vitivinícola, del aceite de oliva, del porcino y, por supuesto, de las frutas y hortalizas. Antes del Coronavirus, la mejora del precio percibido por los ganaderos de leche españoles estaba relacionado con el aumento de las exportaciones de queso. Podemos también hablar de la fruta dulce, la floricultura, el cordero tanto de carne como su leche, el vacuno de carne,…

Somos la huerta de invierno de las hortalizas europeas. Almería exporta el 90´% de su producción; Huelva es un gran actor de la fresa europea, Córdoba ha salvado la campaña de cítricos gracias a la exportación… Gracias a los productores españoles, los consumidores europeos pueden disponer de una dieta alimentaria variada incluso en invierno, elemento subrayado por cierto repetidas veces por nutricionistas alemanes.

¿Queremos dar alas a los que nos quieren echar del mercado francés?

Esta defensa de la capacidad de exportar es complementaria de la exigencia de la indicación del país de origen en espárragos, aceite de olive, miel…; de la promoción de los circuitos cortos y las ventas directas; de los mercados campesinos; de los productos de temporada. Como me dijo un día un amigo finlandés, para el los cítricos locales para el son los españoles.

Ya lo vimos con las campañas nacionalistas en contra de la presencia de extranjeros en nuestro país o de que tengan cobertura médica (¿Cómo evitamos entonces que sean un factor incontrolado en la lucha contra el coronavirus?). Luego nos damos cuenta que nos faltan brazos para recoger nuestras frutas en los huertos y nuestras hortalizas en los invernaderos. Toda la agricultura europea (incluyendo la británica), la canadiense y la de los Estados Unidos se pararía sin  la presencia de estos trabajadores extranjeros.

Lo dicho. No hay soluciones sencillas para problemas complejos, sobre cuando eres líder mundial como nos ocurre en el aceite de olive, el vino y las hortalizas de invierno.

Etiquetas

Te puede interesar

2 Comentarios

  1. jose 28/04/2020

    La parte realista de un pensamiento prudente entiendo se divide entre la necesidad de cuidar nuestro campo y salud, y la de no depender en cuantos sectores estratégicos sea posible, de nadie. Tenemos demasiados pocos problemas en consumir productos de fuera, así es…por eso es necesario hacer pedagogía de nuestra necesidad real de poder abastecernos de cosas reales tan necesarias como inexistentes…¿reconversion del sector alimentario? …puede, y del sector turistico, y de la hostelería… No tengo tantas respuestas, lo lamento. Aqui, gracias a Dios, nos sobra cultura, agricultura. Cuidémosla, pues es un sector estratégico…de los pocos en los que somos pujantes, pero sin equilibrio poco importa el sobredimensionamiento de determinadas actividades, por mucho dinero que den. Y luego unas preguntas rápidas: ¿nos conviene comer hortalizas de no sé donde para poder vender las nuestras en otro sitio? ¿No es cierto que favorece económica, nutricional y socialmente consumir lo propio? ¿y si lo que produces es bueno y en cantidad, en que desacredita esta actitud para venderlo fuera? ¿Que tiene que ver entonces el tocino con la velocidad? Francia hará bien si es capaz de alimentarse a sí misma, como España hará bien en proveerse de energía y tecnologia propia q no tiene. Esto no es xenófobo, ni progresista, ni liberal, ni marxista, cojones. Gracias

    Reply
  2. Francisco Sanchez 20/04/2020

    Tomas; No puedo estar más de acuerdo contigo. Aquí en España, que no tenemos un problema de consumir productos de fuera, y que si tenemos problemas de exportación, nos dedicamos, o se dedican, a fomentar los productos locales no ya nacionales, sino regionales también.
    Siempre la demagogia reivindica lo mismo y lo contrario a la vez. “consume lo tuyo solo, aquí ” y ” consume lo mío solo, allí “….
    Mas nos valdría ser un poco más ecuánimes y un poco más decentes.
    Una pena

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *