Escribe para buscar

Al Paranoico le gusta el proyecto FRUKTIA

Comparte

Los que han tenido la paciencia de seguir las entradillas de este Paranoico saben de su convicción de que, primero, el futuro de los productores de frutas y hortalizas pasa por su capacidad de organización y de construir una visión estratégica de futuro. Pero para ello, necesitan del apoyo de las Administraciones que deben ser capaces de acompañarles en este camino.

Esta es la razón de ser del proyecto FRUKTIA que ha presentado nuestro Ministerio y que, la verdad, me ha gustado mucho.  Es todavía un proyecto, quedan cosas por afinar, terminar, completar, ajustar pero vamos por el buen camino.

La idea del proyecto FRUKTIA nació durante nuestras crisis pasadas de la fruta de hueso y los cítricos. Felizmente, la campaña pasada fue más tranquila  pero la necesidad de disponer en tiempo útil de una previsión de cosecha sigue estando presente. Ello permitiría adoptar medidas que contribuyan a una buena gestión, y su posible prevención, de las crisis.

Entramos en el mundo de la inteligencia artificial. Conocemos las hectáreas en producción, sabemos cómo han evolucionado las condiciones climatológicas a lo largo del año, tenemos los datos de años anteriores, metemos todo esto en el ‘cubilete mágico’ y nos predice unos aforos.

Todo esto dicho así parece muy sencillo pero hay que seleccionar primero los datos climatológicos pertinentes en los momentos pertinentes para cada zona de producción y variedad. Luego hay que seleccionar y contrastar las distintas fuentes disponibles, desde la información estadística clásica hasta las declaraciones PAC pasando entre otros por los datos de Agroseguros.

El modelo tiene vocación de suministrar previsiones por provincias y por “recintos” o zona de producción. La primera permite anticipar excesos o defectos de producción, alertar a las administraciones   y las organizaciones de productores para que adopten medidas de crisis y definir de manera objetiva provincias donde los problemas ya no son coyunturales sino estructurales. El modelo de recintos (todavía en desarrollo) permitirá lo mismo pero a escala de zonas de producción concretas.

Pero ya puesto, el modelo permite, y sobre todo permitirá mucho más. Por un lado, generará predicciones de rendimiento y producción a medio plazo. Conociendo el potencial de cultivo, podremos saber si vamos hacia una repetición de problemas, si la evolución de la producción no sigue la de la demanda y detectar problemas potenciales de solapamientos de cosechas. Además, abre la puerta a la construcción de escenarios para analizar el impacto previsible relacionado, por ejemplo, con el cambio climático o con la instauración de nuevas medidas políticas.

Como vemos, el proyecto es ambicioso y de gran utilidad. Desde nuestro Ministerio han señalado que el proyecto está en desarrollo y, que incluso cuando ya esté operativo no quiere decir que esté terminado, porque habría que ajustarlos sistemáticamente con nuevos datos y con los resultados prácticos de su utilización. Pero han insistido en que el objetivo es que, en cuanto una fase esté terminada, se ponga a disposición del sector para cumplir con su función de servicio público, es decir de servicio al público, al sector.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link