Escribe para buscar

Póker de patata

El COVID-19 ha evidenciado la necesidad de una reorganización de la producción que permita a la patata española ganar cuota de mercado en la gran distribución.

Comparte
patata balance

Desilusión es, si cabe, la palabra que mejor define la última campaña de patata española, que comenzaba con buenas expectativas en la Región de Murcia y Andalucía por la mayor demanda, para después trasladar esas sensaciones positivas a Castilla y León, donde la siembra escalonada auguraba buenos precios. Pero nada hubo más lejos de la realidad.

La crisis del COVID-19 cerró a cal y canto el canal Horeca, que absorbe en torno al 18% de la producción de patata española, y como consecuencia provocó la paralización también de la industria transformadora, a la que se dirige entre el 25-30% de la cosecha nacional. La gran distribución se convirtió en el único canal de venta, obligando al sector a tratar de introducir en los lineales una patata que, por sus características, no encaja en los supermercados.

Todo esto ocurría mientras la producción nacional se reducía debido a la climatología (-5,1%) y la demanda seguía aumentando (un 10,1% entre octubre de 2019 y septiembre de 2020), agudizando así el tradicional déficit de patata española. De hecho, entre marzo y septiembre de 2020, las importaciones aumentaron un 1,2%, hasta las 403.362 Tn.

Para Alfonso Sáenz de Cámara, presidente del Comité de Patata de Fepex, la situación generada por el COVID-19 ha evidenciado la necesidad de “reorientar las producciones hacia lo que demanda el mercado, en lugar de jugárnoslo todo a una única carta”; y expone un ejemplo más que esclarecedor: mientras Salamanca ha firmado, posiblemente, una de sus peores campañas, en Valladolid, “los precios, sin ser asombrosos, han estado bien”. ¿Cuál es la diferencia? “Salamanca está más orientada al Horeca y Valladolid dirige sus producciones, sobre todo, a la gran distribución”, explica y añade: “No debemos poner todos los huevos en la misma cesta”, abriendo la puerta a la diversificación.

OPORTUNIDADES PARA LA PATATA ESPAÑOLA
1. Aumentar la presencia en la gran distribución
Actualmente, el 50% del consumo se realiza en el hogar y los consumidores compran patata, sobre todo en la gran distribución (75%). Esto significa que, sin pandemia, de los 2,14 millones de Tn cosechados este año, solo 804.196 se habrían comercializado a través de los supermercados.

Aumentar la cuota de mercado en la gran distribución supone una oportunidad para el sector, y el momento no podría ser más propicio, ya que las grandes cadenas, presionadas por los consumidores, comienzan a mostrar más interés por el producto nacional:
• LIDL ha anunciado la compra de un 23% más de patata española en 2020.
• Mercadona adquirirá un 7% más.

2. Suministro continuado
La disposición del sector español a conservar las patatas más tardías (octubre/noviembre) hasta el inicio de la nueva campaña (abril) permitiría abastecer al mercado durante todo el año, reduciendo la dependencia de las importaciones.

3. Incrementar la exportación
La prohibición europea del Chlorpropham (CIPC) para la conservación podría limitar la vida útil de la patata francesa, poniendo punto final anticipado a su campaña y favoreciendo el inicio de las exportaciones españolas a Europa.
La patata temprana es la más idónea para ello y, de hecho, de no haber sido por el COVID-19, todo apuntaba a una buena campaña de exportación. Aun así, entre abril y julio, las ventas al exterior apenas cayeron un 1,15% (130.836 Tn) con respecto a 2019, cuando el sector cerró un año récord de exportaciones (132.363 Tn entre abril y julio).

PREVISIONES 2021
En Europa, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania y Reino Unido prevén un descenso de su superficie del 15% por la menor demanda de las industrias de transformación.

En España, la Asociación de Operadores de Patata en Origen de Castilla y León (Asopocyl) está recomendando a los productores que “reduzcan la superficie”, comenta su presidente, Marco Martín, quien lamenta que, en diciembre, aún quedaba en torno a un 20% de la producción castellanoleonesa “o en el almacén o en el campo”.

En Andalucía, José Peláez, vicepresidente del Comité de Patata de Asociafruit, prevé un ligero descenso de la superficie para la próxima campaña: “Se está produciendo un trasvase de hectáreas de patata de saco a lavado, pero no se está dejando de cultivar”.

LA OPINIÓN DEL SECTOR
1. ¿Qué impacto ha tenido la crisis del COVID-19 en el sector de la patata?
2. ¿Qué cambios desde el punto de vista organizativo y estrategia comercial impone la nueva realidad post-COVID?
3. ¿En qué medida puede la venta online contrarrestar las pérdidas del canal Horeca?

Javier Meléndez, CEO de Patatas Meléndez
1. Podemos afirmar que, en el consumo de productos frescos, se ha producido un importante avance, los hogares han recuperado la costumbre de cocinar y preparar platos con productos básicos, y la patata ha cobrado un enorme protagonismo. Percibimos una vuelta a valorar por parte del consumidor los productos tradicionales y que proceden de la tierra.

2. Hemos tenido que adaptar nuestra estructura al incremento de la demanda que se produjo al inicio de la pandemia, aumentando nuestra dotación de personal en más de un 30%. Tuvimos que contratar a 125 personas más en un breve espacio de tiempo, duplicar turnos, abastecernos de materia prima a gran velocidad y también de envases, así como adaptar el transporte y de toda la logística, que creció de forma importante. Toda la cadena funcionó y dimos una respuesta inmediata a las necesidades de la sociedad. Creo que ha sido un éxito rotundo de la cadena agroalimentaria al completo.

3. La demanda online ha crecido de manera importante y también en Meléndez lo hemos notado, incrementando las ventas. Ahora bien, no podemos decir que absorbe lo que se consumía en el Horeca, en absoluto. Lo sucedido en este canal y la falta de consumo a través del mismo ha provocado una distorsión extraordinaria del funcionamiento del sector, generando excedentes de distintos tipos que han afectado negativamente a los precios de venta y al margen de beneficio de los diferentes eslabones de la cadena.

José Porcel, gerente de Distrisur
1. Depende del tipo de patata. La lavada, que se consume en el hogar y se distribuye a través de los supermercados, aumentó sus ventas, sobre todo en los meses de marzo y abril, cuando España aún era deficitaria en este producto y los consumidores estaban confinados en sus casas. Sin embargo, hay en torno a un 30% de producción nacional que se dirige al canal Horeca, que estuvo varios meses cerrado, y ese volumen se quedó prácticamente sin salida, lo que conllevó a una caída de los precios. La exportación, por su parte, se vio afectada también por esta situación, ya que se trató de comercializar fuera buena parte de esa patata que no encontraba hueco en el mercado español y, una vez más, supuso un descenso de los precios.

2. Como cualquier empresa, hemos adoptado todas las medidas de seguridad e higiene recomendadas por las autoridades para evitar contagios, tanto en la oficina como en el campo a la hora de la recolección, que es donde hay una mayor aglomeración de personas. Gracias a estas medidas, no hemos contabilizado ningún contagio ni parado la actividad. A nivel comercial, no hemos tenido que adoptar ninguna estrategia nueva, seguimos trabajando como hasta ahora, enviando patatas de consumo desde el campo al distribuidor, y semilla de patata desde Agrico-Holanda hasta nuestros clientes. Con la llegada de la vacuna, confiamos en que, poco a poco, la situación se normalice y, por tanto, no creemos conveniente realizar cambios en nuestra estrategia comercial a largo plazo.

3. La venta online, como en todos los sectores comerciales, ha llegado para quedarse. Pero este tipo de ventas no consume los productos del canal Horeca. En éste se comercializan variedades, formatos, etc. que nada tienen que ver con el consumo familiar, por lo tanto, ese 30% de producción nacional dedicada al Horeca no se va a vender online. El auge de este canal sólo supone un cambio en el hábito de la compra, ya que no hay contacto físico, pero de ninguna manera supone una absorción de las ventas perdidas en el Horeca.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link