Escribe para buscar

La ilusión de un nuevo comienzo. FRUMAISOTO

Las empresas familiares representan la mayor parte de las entidades que conforman el sector de fruta de hueso en Extremadura y, por tanto, son las máximas responsables del desarrollo de este sector.

Comparte

El sector de fruta de hueso de Extremadura ha sufrido varios varapalos en los últimos años, obligándole a reajustarse con el cierre de determinadas empresas. Sin embargo, eso no ha impedido el nacimiento de otras nuevas. La gran experiencia de algunos agricultores les ha llevado a profesionalizarse e iniciarse en el mundo empresarial con el desarrollo de marcas propias. Un ejemplo de ello lo representa la empresa Frumaisoto, que nació en 2009 con fincas propias y un almacén en la provincia de Cáceres y que desde el año pasado se ha trasladado a Don Benito, Badajoz, con unas instalaciones propias construidas a partir de cero, con una importante proyección de futuro. Esta proyección se debe a que el fundador ha pasado el testigo de la firma a sus dos hijas, Isabel y Manuela Soto González, jóvenes y formadas, para continuar con la trayectoria de la firma. Esta apuesta en la nueva generación viene avalada por una gran inversión en el nuevo almacén de manipulación de fruta construido con cámaras de frío y la última tecnología de procesado de fruta.

“Mi padre nos ha dado esta oportunidad para continuar con lo que él empezó y confiamos en poder hacerlo de la mejor manera posible, aunque el sector se encuentre en una situación difícil”, sostienen. Con esta fuerte carga de ilusión, las dos hermanas se iniciaron el año pasado en este proyecto con el que esperan poder ampliar el negocio, que aún gestiona su padre, con nuevos objetivos a largo plazo. Entre ellos, apuntan al aumento del nivel de exportación con la entrada en nuevos mercados de otros continentes como una de las posibles miras.

En sus nuevas instalaciones trabajan todo tipo de fruta de hueso, especialmente su producto principal, la ciruela, además de membrillo y naranja, productos con los que logran cerrar prácticamente el ciclo de producción con trabajo en el almacén durante todo el año. Su nueva ubicación, cerca de una ciudad más poblada que donde se encontraban anteriormente, les permite acceder sin problemas a mano de obra y a proveedores.

“Esperamos que los factores externos que condicionan la campaña sean favorables; por nuestra parte, confiamos en ofrecer la máxima calidad”, señalan las dos hermanas de Frumaisoto, seguras de que aún les queda mucho que aprender, pero a su vez esperanzadas y con la ambición de que llegarán muy lejos y conquistarán los mercados que se propongan.

 

Cifras clave
1.500 Tn
60%
Exportación.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *