Escribe para buscar

“Hay que cambiar la forma de trabajar para llegar a mercados nuevos”. ACEC

La cebolla española se abre a nuevos países fuera de la Unión Europea para los que es necesario profesionalizar las líneas de trabajo, como explica el presidente de la Asociación de Cosecheros y Exportadores de Cebolla (ACEC), Alfonso Tarazona.

Comparte
ACEC

El sector cebollero español comercializa el 70% de su producción en el mercado nacional y, en materia de exportación, siempre ha estado muy centrado en los países de la Unión Europea (UE). Sin embargo, en los últimos años, están experimentando una diversificación fuera de los mercados de la UE hacia países como Canadá, Estados Unidos y Brasil. Además, se ha iniciado su comercialización en zonas asiáticas como Taiwán, Indonesia, Hong-Kong, Malasia… donde antes solo llegaba la cebolla holandesa y ahora está entrando la española, “y cada año un poco más”, comenta el presidente de ACEC, Alfonso Tarazona. “Son países con mucho potencial por su gran número de habitantes y porque algunas zonas no tienen producción durante varios meses y necesitan importar y qué mejor que la cebolla española, que allá donde va lo hace para quedarse por su gran calidad”, explica.

En esta oportunidad comercial, Tarazona considera que el sector productor aún debe seguir trabajando en profesionalizarse porque considera que el agricultor sigue centrado en obtener volumen de kilos cuando hay que preocuparse por saber qué quiere el nuevo consumidor. El productor español está acostumbrando a responder a las demandas de los clientes habituales europeos y debe ser capaz de cambiar su cultivo y su forma de trabajo para responder a otra forma de consumo de los otros países de fuera de la UE. Por ejemplo, en África Occidental quieren calibre pequeño o mediano y no grueso, que es el que solemos hacer. “Por todo ello, es preciso responder muy bien a la demanda exacta del consumidor del país en cuestión”, reitera Tarazona.

Además, hay que seguir haciendo hincapié,  en mantener la calidad de la cebolla que caracteriza al sector español, lo único que le puede ayudar a competir con Holanda en estos y otros países.

Campaña
Tras un ejercicio en el que hubo escasez de producto (2018), la temporada de 2019, que aún no ha acabado, se ha caracterizado por una oferta abundante y de calidad, con rendimientos por hectárea superiores a años anteriores no solo en España, sino en Europa. Esto hace que el precio rondara niveles muy bajos en el mercado que afectarán indudablemente al inicio de la campaña de cebolla fresca en abril.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link