Escribe para buscar

Legal

Las Reinas del Campo: “Queremos dar visibilidad a la labor que hacemos en el sector agrícola”

Para conocer un poco más en profundidad la historia y los objetivos del movimiento, Revista Mercados ha hablado con algunas de sus componentes, todas ellas ingenieras agrícolas:  Soraya Fernández de Hortaland Med, Mª Luisa García de Meridiem Seeds, Carmen Barrera de Kenogard, Davinia Jurado de Bioline Iberia.

Comparte

Las “Reinas del campo” saltaron a la fama hace unas semanas cuando compartieron un vídeo en su canal de Youtube, que lleva ya más de 53.000 visualizaciones, en las que ataviadas con una mascarilla y una camiseta rosa fucsia y al compás de Jerusalema de Master KG, enseñan a los espectadores diferentes lugares donde desempeñan sus carreras profesionales en diferentes categorías, dentro del sector agrario. Conformado principalmente por ingenieras agrícolas, las profesionales de Las Reinas del Campo ofrecen un apoyo incondicional en asesoramiento y especialización enfocado al productor agrícola almeriense, a través de su actividad laboral en sus distintas empresas.

¿Cómo surge este movimiento de “Las reinas del campo”? Surge a partir de un grupo de Whatsapp de compañeras, en su mayoría somos ingenieras técnicas agrícolas, que desarrollamos nuestra actividad profesional principalmente en Almería y Granada, aunque por nuestros puestos de trabajo nos movemos por todo el país. Somos 110 mujeres, libres de compartir contenido, con temas relativos al trabajo o no, como por ejemplo: imágenes o vídeos que nos alegran el día, ofertas de trabajo, alguna duda que pudiera surgir en algún cultivo, etc.

Pues bien, en este grupo colgaron el vídeo del famoso tema de Máster KG, Jerusalema con los niños del orfanato y a continuación fueron compartiendo otros vídeos que habían hecho en sectores como el de los policías y los enfermeros. A una de nosotras se le ocurrió que podríamos hacer una iniciativa parecida y a partir de ahí se hizo una lista e íbamos adaptándonos poco a poco a las circunstancias de cada una y llegamos a las más de 70 participantes. Con el movimiento “Las reinas del campo” queremos dar visibilidad a nuestro sector agrícola y a la labor que hacemos en él. Y el vídeo nos ha permitido “contar una historia” de un modo cercano y alegre.

¿Hasta dónde quieren que llegue este movimiento? En principio no se hizo con ningún objetivo determinado, partió de una iniciativa en la que pusimos mucha ilusión, como ya te he comentado. Pero viendo la repercusión que estamos teniendo podemos decir que llegará hasta donde tenga que llegar. Si a partir de aquí, podemos conseguir acciones positivas, creativas y altruistas, que ayuden a difundir nuestra labor, ya no solo de las ingenieras, sino de todos los profesionales del campo almeriense, nos daremos por satisfechas.

¿Cuáles cree que son los retos de la mujer agrícola? El mayor reto está en la conciliación familiar. El trabajo en campo es tan demandante en sí mismo… Por un lado, trabajamos con plantas que, al fin y al cabo son seres vivos con sus propias características fisiológicas; trabajamos con productos perecederos, por lo que los tiempos de reacción son limitados y, por supuesto, estamos frente a la climatología, que no sólo afecta a los cultivos sino que también a los horarios de trabajo, ya que nos vemos en la necesidad de adaptar el horario, a las horas de luz, al calor o al frío. En definitiva, en ocasiones resulta complejo encuadrar todo esto en un mismo bloque que funcione, pero la agricultura es más una forma de vida que un trabajo en sí mismo y todos los eslabones de la gran cadena que hace rodar esta industria, están afectados por estos factores. No se trata de un reto de la mujer, sino de la familia en general.

¿Crees que hay igualdad en el sector? Como en cualquier profesión hay desigualdades de género, pero supongo que, el sentirse más o menos afectada por ella está en función del jefe que tengas que del sector en general. La agricultura ha sido tradicionalmente una profesión masculina, pero hay muchas mujeres trabajando de forma activa y visible en este trabajo desde hace tiempo y eso es algo que ya hoy en día se nota. En los últimos años se ha puesto de moda el concepto de “techo de cristal” haciendo referencia a la baja ocupación de la mujer en los altos cargos o directivas de empresas. No es algo nuevo ni exclusivo de un sector, ocurre en todas las profesiones y la agricultura pasa por la misma fase que el resto. Generalmente, en el día a día, la mayoría de nosotras nos sentimos valoradas y respetadas por nuestro trabajo y no juzgadas por nuestro género. Es una difícil respuesta, pero lo que se pretende es que sí que haya igualdad en el sector y la gran mayoría de nosotros luchamos por ella, incluidos muchos hombres y, sobre todo, nuestros compañeros.

¿Cree que son necesarios este tipo de movimientos? Sí, son necesarios y más en esta época que estamos atravesando. Como trabajadores esenciales, el campo de Almería no ha descansado en ningún momento en esta pandemia para suministrar todos los alimentos de primera necesidad a la población

Etiquetas

Te puede interesar

1 Comentario

  1. María Ángeles 09/03/2021

    Bravooo mujeres….de Almería y toda Andalucía dando ejemplo de qué sois unas luchadoras del campo…sois muchasss y muchosss agricultores qué salen con los tractores pidiendo sus derechos
    Yo también soy Agricultora , llevó las tierras qué me han dejado mís padres y luchó por mís derechos pero somos pocas mujeres así está pasando , qué sólo miran por los jóvenes y cooperativas y grandes empresas, a l@s familias qué se dedican y comen de su trabajo , ni casooo..
    Así está CyL.quedandose sin gente, pocos jóvenes y muchosss DERECHOS HISTORICOS….hasta el 23., teniendo qué llevar la agricultura , sin PAC , nos morimos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link