Escribe para buscar

Empresa

Los recubrimientos BIO de Citrosol obtienen también el sello vegano

Citrosol explora en el sector de la postcosecha caminos inéditos hasta ahora. Si sus recubrimientos vegetales fueron los primeros en recibir la certificación ecológica, ahora es el sello Vegan el otorgado a sus últimos recubrimientos.

Comparte
Citrosol

Son nuevas soluciones que además reducen los manchados por daños por frío de los cítricos en los envíos frigoríficos.

Citrosol continúa con su transferencia de conocimiento a través de webinar o seminarios por Internet. Hace solo unos días reunía a casi 300 profesionales del sector entre clientes, técnicos y distribuidores de diferentes países del mundo, bajo el epígrafe ‘Relevancia de los manchados por frío en los envíos y frigoconservación de cítricos. Avances en su control’.

Durante el seminario el CEO de Citrosol presentó la estrategia de la compañía a través de la línea de recubrimientos CI-CONTROL, donde destacan las formulaciones Plantseal® y Plantseal® Shine-free, y además hizo un importante anuncio. “Acabamos de recibir el sello vegano, recubrimientos aptos para este tipo de consumidores, lo que se suma a la certificación ecológica con la que ya contábamos para nuestras PLANTSEAL”, enfatizaba Jorge Bretó.

El responsable de la compañía valenciana especialista en soluciones postcosecha mostró durante su presentación diferentes ensayos que avalan la eficacia en el control de los manchados por “daño por frío” de los distintos recubrimientos que componen la línea CI-CONTROL con porcentajes muy altos de eficacia. Bretó precisó que “se puede eliminar el Tiabendazol de la cera y conseguir muy buenos resultados en el control de daños por frío con nuestros formulados. Esto supone una ventaja competitiva importante en esos mercados que exigen reducción en el uso de materias activas”.

La gama CI-CONTROL se compone de distintos recubrimientos Citrosol Sunseal® UE y Sunseal® Extra UE, Plantseal® y Plantseal® Shine-free, Citrosol A y AK Camara UE o Citrosol AK UE y AK UE extra. Durante el seminario Jorgé Bretó se centró en desmenuzar las ventajas de Plantseal® y Plantseal® Shine-free, siendo éstos últimos reconocido hace solo unos días con el sello Vegan de la European Vegetarian Union, V-Label. EU.

A partir de ahí Jorgé Bretó hizo una explicación didáctica sobre la importancia de utilizar estos recubrimientos, ya que con ellos hay menos envejecimiento en la fruta y se mejora tanto el control de la pérdida de peso como el control del daño por frío. Y en consecuencia con ellos se reducen mermas y desperdicio, se incrementa notablemente la vida comercial de los cítricos.

Plantseal® y Plantseal® Shine-free otorgan un brillo natural y en el segundo caso la presencia del recubrimiento es casi imperceptible, muy similar a una fruta no encerada.

Ambos, formulados de ceras vegetales, consiguen un control de la pérdida de peso muy superior a otros recubrimientos. No ocasionan mal sabor, a diferencia de aquellos que son demasiado impermeables al oxígeno, causando malos sabores o ennegrecimientos de la pulpa, como por ejemplo sucede en aguacates con otros recubrimientos.

Condiciones genéticas, pero también ambientales

A la intervención de Jorge Bretó, precedió la de Lorenzo Zacarías, investigador del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) y un consumado experto en alteraciones de la piel y manchados por frío, entre otras temáticas de interés, que describió una amplia casuística en el origen de las alteraciones fisiológicas durante la postcosecha de los cítricos. “El mismo genotípo ante diferentes condiciones climáticas se comporta de forma distinta”, precisó el investigador.

Para explicar el factor genético Lorenzo Zacarías mostró los ensayos de diferentes variedades de mandarinas y su distinto nivel de sensibilidad a los daños por frío. El análisis lo completó con elementos ambientales, tales como la exposición al sol, al viento o las oscilaciones térmicas, añadiendo cuestiones culturales y de manejo agronómico, como la poda de los árboles. “Por ejemplo, tapar los frutos en el campo incrementa la tolerancia a los daños por frío”, describió Zacarías.

Para evitar manchados relacionados con el estrés hídrico, que en ocasiones son confundidos con síntomas de daños por frío, el ponente del IATA recomendó evitar la recolección de variedades susceptibles después de días secos o de viento en los que se hubiese producido deshidratación del fruto. También recomendó evitar las condiciones postcosecha en las que se favorezca la deshidratación, así como los cambios bruscos en la humedad relativa ambiental (de baja a alta) y mantener el estado hídrico de los frutos después de la cosecha.

Finalmente, Lorenzo Zacarías hizo hincapié en un manejo postcosecha cuidadoso, intentando acondicionar progresivamente los frutos para evitar o minimizar los cambios en el estado hídrico, al menos en las partidas que se sospeche pueden ser más susceptibles a este tipo de manchados.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link