Escribe para buscar

Empresa

El centro de Agricultura de BASF de Limburgerhof celebra su 100 aniversario

100 años innovando para la protección de cultivos y la mejora de rendimientos. En el futuro, el crecimiento provendrá de soluciones para agricultores más allá de la protección de cultivos

Comparte

la división de Protección de Cultivos de BASF celebra este año el centenario del Centro de Agricultura de Limburgerhof. Constituido en 1914 como una estación de investigación agrícola, se ha convertido en el centro mundial de la protección de cultivos de BASF. Hoy en día, esta división es uno de los proveedores líderes mundiales en investigación de una amplia gama de soluciones agrícolas.

Los cien años del Centro de Agricultura de Limburgerhof se celebrarán con diferentes eventos con los empleados de la compañía como protagonistas. En este sentido, Markus Heldt, presidente de la división de Protección de Cultivos de BASF, afirmó: “Durante los últimos 100 años, nuestro empleados de Limburgerhof han hecho un gran trabajo desarrollando numerosos productos y soluciones que han sido llevados con éxito al mercado y han ayudado a agricultores de todo el mundo a proteger y mejorar sus cultivos y todos podemos estar muy orgullosos de ello”.

Los planes para la división, con un objetivo de ventas de 8.000 millones de euros para el año 2020, son los de seguir creciendo. Las continuas inversiones en investigación y desarrollo y la estrecha colaboración con los clientes son las claves del éxito de BASF. “Vamos a asumir los retos del futuro y continuar proporcionando soluciones innovadoras a los agricultores para sus necesidades diarias, tanto en la protección de cultivos como en servicios”, dijo Heldt ayer en la reunión de empleados donde se conmemoró oficialmente el año del aniversario. Durante el resto del año, se han previsto varios eventos para los empleados en el Centro Agrícola Limburgerhof.

Visión Histórica

Carl Bosch, que se acabaría convirtiendo en consejero delegado de BASF e I.G. Farben, fundaron en 1914 la estación de investigación agrícola de Limburgerhof. Apenas un año antes, BASF había logrado implementar un proceso a gran escala para la síntesis de amoníaco lo que sirvió de base para la producción industrial de fertilizantes. En la primavera de 1914, cinco empleados de BASF comenzaron los primeros ensayos de campo, sentando así las bases para el trabajo en el sector de la química agrícola. En 1926, el producto Nitrophoska® de BASF fue un hito en el registro de patentes, ya que reunió las demandas de los agricultores de un fertilizante asequible y fácil de usar.

Entre 1949 y 1964, se desarrolló una variedad de productos en torno al herbicida U46 que supuso una completa solución para todos los problemas de malas hierbas comunes y ayudó a aumentar los rendimientos de los cultivos, especialmente de los cereales. En 1964 se puso en marcha Pyramin®, un nuevo herbicida selectivo para la remolacha azucarera, que también se convirtió en un éxito.

Con la llegada de los fungicidas de amplio espectro, la protección de cultivos de BASF se amplió de nuevo. En 1956, Polyram® fue lanzado al mercado, seguido en 1957 por Polyram ® Kombi que fue utilizado como un fungicida de contacto, logrando incluso una mejor eficacia. Polyram ® WG permanece hoy en día en el mercado y ha demostrado su eficacia en una variedad de cultivos desde frutícolas y hortícolas hasta viña.

A partir de mediados de la década de 1960, BASF estableció su propio centro de investigación en los Estados Unidos. Más tarde se expandió a otros mercados importantes, entre ellos Brasil y Japón.

En 1996, la compañía adquirió parte de los negocios globales de herbicidas de maíz de la farmacéutica Sandoz.

En 1998, con su entrada en el campo de la biotecnología vegetal, BASF abrió nuevas líneas de investigación en Limburgerhof. La división de BASF Plant Science desarrolló una innovadora plataforma tecnológica de investigación con el enfoque en la mejora de las propiedades de las plantas. Desde 2012, BASF Plant Science tiene su sede en Carolina del Norte, EE.UU.

En 2000, con la adquisición de la compañía American Cyanamid, BASF se convirtió en uno de los tres fabricantes líderes mundiales en la protección de cultivos con base ​​en investigación.

En 2002, el desarrollo del principio activo F500® llevó a un gran avance para BASF en el mercado de los fungicidas. A esto le siguió el lanzamiento del fungicida Xemium® en 2011, que rápidamente se convirtió en otro éxito, que reforzó la posición de BASF como proveedor líder de fungicidas.

En 2008, BASF adquirió el negocio de control de plagas de la británica Sorex, junto con su filial americana Whitmire Micro-Gen. En éste área BASF comercializa productos para el control profesional de plagas y la protección de la salud pública. Estos incluyen Termidor® para el control de termitas y hormigas y la red para mosquitos Interceptor®, que es eficaz contra mosquitos y ayuda en la lucha contra la malaria y otras enfermedades tropicales.

En 2012, la empresa estadounidense Becker Underwood se convirtió en parte de BASF. Con esta adquisición, BASF se convirtió en uno de los principales proveedores mundiales de tecnologías y productos para el tratamiento de semillas biológicas y la protección de cultivos, así como pigmentos y polímeros para el tratamiento de semillas. La nueva unidad de negocio, llamada Functional Crop Care, ofrece en su cartera servicios, soluciones adicionales para la gestión del estrés ambiental.

El Centro de Agricultura ha crecido considerablemente en los últimos 100 años. Abarca 12.250 m² de invernaderos y 40 hectáreas de terreno al aire libre Entre los aproximadamente 1.700 empleados del Centro de Agricultura encontramos biólogos, químicos, técnicos, agrónomos, agricultores, jardineros y expertos en negocios.

Puedes encontrar información detallada sobre los 100 años de la historia del centro en: www.100-years-agricultural-center limburgerhof.basf.com

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link