Escribe para buscar

Sin categorizar

Última reflexión sobre el brexit

Comparte

Mi último post sobre “El Brexit y el «produzca y consuma ingles» ha provocado distintas reacciones que me gustaría compartir con Ustedes.

La más larga viene de mi gran amigo Jorge Hernández, Presidente SlowFood Zaragoza y General Manager de la Mensa Civica[1] desde 2008. Por su interés, me permito reproducirla prácticamente in extenso:

Estimado Tomás, deseo realizar algunas aclaraciones al objeto de insistir en algunos aspectos de la defensa de la comida local que promueven los británicos.

1.- En primer lugar dejarte claro que la principal organización inglesa, hermana de nuestra organización Mensa Cívica y que promueve la comida local ha lamentado el Brexit, tal como nos lo deja ver su manifiesto.

https://www.soilassociation.org/news/2016/june/24/eu-referendum-statement/

2.- Tim Lang es uno de los profesores más acreditados en sus enseñanzas alimentarias y la sostenibilidad planetaria. Y tiene toda la razón del mundo para afirmar que las hortícolas de proximidad son más saludables (el tiempo que tarda la hortaliza de ir de la planta al plato es directamente proporcional a la caída de vitaminas y nutrientes). Estas investigaciones no pueden ser corroboradas plenamente en productos biológicos, tal como me manifestaron los científicos del instituto Louis Bolk. Pero sí en productos de proximidad que se consumen en un intervalo de tiempo corto. Las hortícolas industriales están días y días en los mostradores y han sido alteradas funcionalmente en sus micronutrientes. Hasta Michaell Pollan lo ha expuesto en el New York Times, hablando de la política de consumo de frutas y hortalizas en la ciudad de Nueva York. Y es una de las razones por las que hemos rescatado la horticultura de proximidad en Zaragoza y se están rescatando en otras horticulturas locales. (Aparte de otras características sensoriales que nos hacen disfrutar de lo lindo con variedades locales bien adaptadas no híbridas). 

http://www.fao.org/spanish/newsroom/focus/2003/fruitveg1.htm

3.- Hay un nacionalismo alimentario negativo km0, que promueve la autarquía del medioevo. Pero hay un nacionalismo mercantilista de gran nación que también es negativo. Y no me parece que un modelo industrial de producción hortícola masivo basado en el sol y el desalado del agua marina produciendo “water pumps”, sea la panacea de la despensa española, ni tan siquiera andaluza. Recuerdo que Andalucía tiene unas campiñas hermosas y que hayamos construido un complejo agroexportador en los oasis y tierras áridas de los ejidos almerienses invita a replicar el modelo a otros países que son capaces de replicar ese modelo. De hecho ya los están haciendo en África. Cuando lo hagan entonces diremos que somos españoles y mucho españoles? Pues para ese viaje no hace falta alforjas. España son algo más que las 40.000 Has de invernaderos en Almería. Concretamente 50 millones de Has y como patrona a la Diosa Demeter de la fertilidad de las cosechas que se encuentra en la Plaza del Pilar, a la que se rinde culto desde hace casi 3000 años, en el punto de conexión de la ciudad íbera de los 3 ríos llamada Salduie que luego romanizó Cesar Augusto y en el que se celebra la FIMA y hay muchísima cultura agraria y del agua. Yo defiendo Almería, pero con moderación y cabeza y llevo repitiendo hasta la saciedad en que hay que pensar en una reconversión gradual.

Los ingleses son gente que recapacitarán sobre la estupidez del Brexit promovida por los conservadores. Pero ese desastre ha sido promovido por malas políticas comunitarias como las de la pesca (no olvidemos que los pescadores fueron punta de lanza de la campaña del Brexit) y las hortícolas aniquiladoras. Y no reconocer bien los fallos de la UE es dar pie a los que insisten en que nos derrotaron con la armada invencible y en Trafalgar. Eso también fue cierto!

Saludos

Esta reacción me ha generado a su vez distintas reflexiones:

  1. Espero haber dejado claro mi respeto y aprecio por el Profesor Tim Lang, una de las referencias europeas y mundiales sobre el tema de agricultura y alimentación.
  2. Por supuesto, los circuitos cortos y las producciones locales forman parte entre otros del futuro alimentario de nuestro planeta, tanto cuantitativa como cualitativamente; del mantenimiento de una agricultura activa sobre el conjunto del territorio de dimensión humana; del acercamiento tan necesario entre el citadino (el habitante de la “citis”) y el productor agrario. Creo haberlo dejado claro ya en numerosos posts anteriores.
  3. Pero también es verdad que deberá coexistir con otra agricultura, más comercial y de gran escala, necesaria para por un lado alimentar a la población del planeta y para asegurar un futuro digno a muchos otros productores agrarios.
  4. Lo que me ha sorprendido es el desfase entre el cuerpo del estudio y unas conclusiones pegadas a calzador que son discutibles, como todas, pero que no tienen que ver con el contenido del informe que pretenden concluir.
  5. Todos los argumentos no valen para todo. El exagerar los argumentos y abusar de ellos no ayuda a hacer avanzar el necesario cambio de mentalidad para construir la transición ecológica tan necesaria. Este es el mensaje de fondo de mi post anterior
  6. En el caso de un país estructuralmente deficitario en frutas y hortalizas, como es el caso del Reino todavía Unido, el encarecimiento de los precios si el consumo es esencialmente de productos locales, tiene consecuencias sobre la alimentación, en particular de las capas más populares. Estos factores no son tenidos en cuenta en las conclusiones del estudio y no me parece adecuado.

 

 

[1] http://mensacivica.com/quienes-somos/

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *