Escribe para buscar

Frutas

“Manzanas bellas y patatas sanas: solo para los americanos”: la decadencia de El País se acelera durante la Semana Santa.

Comparte

El que fue en su tiempo periódico de referencia prosigue su lento declive hacia la mediocridad, es decir el descorazonamiento de sus lectores y el consiguiente cierre. El País publicó el domingo 5 de abril el artículo que da título a esta entrega del blog. Para que el lector no piense que me invento las barbaridades que voy a comentar, puede encontrar a continuación el link hacia el artículo original:

http://elpais.com/elpais/2015/04/04/ciencia/1428170977_888665.html.

Empecemos por el título: las manzanas en Europa no son bellas y las patatas tampoco son sanas. Es difícil acumular más frivolidades en tan pocas palabras. Pero no nos angustiemos.  El principio del segundo párrafo del artículo no tiene desperdicio:

Cualquiera que haya cortado una manzana en cuatro trozos y haya esperado un par de horas para comérsela habrá visto con “agustia” (supongo que quería decir “angustia”) lo que ocurre: la pulpa expuesta al aire se vuelve marrón y adquiere un aspecto mugriento que raya en lo incomestible.”

Mi compañero del CSIC, Pio Beltrán, Presidente de la European Plant Science Organization, asegura que dichos productos “están diseñados sobre todo por el bien del consumidor”. ¡Cabe preguntarse cuál es el interés de cortar una manzana en cuatro y esperar dos horas para comérsela! Cabe también preguntarse por la salud mental de quien, corta la manzana, espera dos horas para comérsela en pleno ataque de angustia! Estas afirmaciones me parecen señalar el foso que separa hoy a ciertos científicos de la realidad social del mundo en el que vivimos. Sin recurrir al Eurobarómetro, me siento capaz de afirmar que el consumidor y ciudadano europeo, y no digamos español, tiene otros motivos de “angustia” y preocupación que el ver ennegrecer gajos de manzanas en las dos horas que siguen al corte.

El “periodista” identifica la causa del problema de la Unión Europea con los organismos genéticamente modificados (OGM): “No es científico, sino mucho más grave: una especie de religión burocrática impermeable a las pruebas.”

Esta frase demuestra un desconocimiento del proceso de autorización en Europa de las OGM. La decisión se elabora en dos fases, la primera científica con el informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria; la segunda política porque en una democracia, las decisiones importantes deben ser tomadas por los representantes democráticamente elegidos. Calificar las reticencias que la mayoría de las opiniones públicas europeas tienen ciertos productos OGM hasta ahora puestos en el mercado de “religión burocrática impermeable a las pruebas” es la mejor prueba que podía haber encontrado del “despotismo científico ilustrado”.

Es verdad que el proceso de autorización en Europa es largo y puede llevar más de 10 años, como acertadamente señala Fernando Miranda. Pero también es verdad que si no se presenta la solicitud el procedimiento de autorización se alarga … indefinidamente.

La Conclusión no tiene desperdicio, al menos la del artículo escrito porque la versión electrónica está acortada. “En conclusión, las manzanas y patatas que según los científicos serán más convenientes y sanas que las naturales, no llegarán a los mercados europeos en un plazo previsible”. Faltan las siguientes dos frases últimas: “Es decir, que no llegarán nunca. ¿Razones? Ninguna. Esto es Europa.”

La ética del periodismo

Evidentemente, el “periodista” no ha confrontado suficientemente sus fuentes para producir información,  y no un panfleto en contradicción flagrante con El Libro de Estilo del periódico en el que pública.

Si hubiera preguntado a los profesionales ilustrados del sector de las frutas y hortalizas, habría comprendido (al menos habría oído) que toda la estrategia de fomento del consumo de frutas y hortalizas (en particular en las escuelas) se basa en el carácter sano y natural del producto. Su consumo 5 veces al día (o siendo más preciso 3 hortalizas y 2 frutas al día) forma parte de las estrategias de promoción de una alimentación sana y saludable. Las distintas administraciones, y muchas empresas del sector, están trabajando conjuntamente en esta línea.

La aprobación y comercialización de frutas y hortalizas OGM haría añicos esta estrategia, como lo haría la comercialización de un aceite de oliva OGM. Es posible que los consumidores sean irracionales pero, desde el punto de vista comercial, toca comprobar que estas reticencias existen y que por esta vía no hay futuro hasta que las cosas cambien.

Por mal camino vamos si esfuerzos investigadores, y financiación pública y privada, se concentran en evitar la “angustia” de la espera de las dos horas antes de comer el gajo de manzana.

 

Etiquetas

Te puede interesar

1 Comentario

  1. Don_Melocotón 06/04/2015

    Muy buena entrada…y yo le haría una pregunta a ese periodista…
    Un fruto abierto dos horas que no se oxida…no te sentirías más angustiado al entender que estás comiendo plástico?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link