Escribe para buscar

Una marca avalada por su saber hacer. PRINCE DE BRETAGNE

Comparte

Más allá de su amplia gama de coliflor, alcachofa, tomate y chalotas por la que son popularmente conocidos, la marca francesa Prince de Bretagne cuenta con un amplísimo catálogo de referencias en el que destaca la lechuga, con la tipo iceberg como protagonista.

Producen unos tres millones de unidades de iceberg durante la temporada (de mayo a noviembre aproximadamente) para el mercado en fresco siguiendo los altos estándares de calidad establecidos para que su producto pueda ser portador del marchamo Prince de Bretagne: “Son verduras de gran calidad, de buen calibre (500 gramos mínimo) y con totales garantías de seguridad alimentaria, ya que cumplen con muchas exigencias en términos de certificación (Global Gap y Leaf)”, detalla la directora de producto de la firma, Marie Déredec.

A todo ello se le suma el saber hacer de los productores de la región, acompañados por un clima favorable para el desarrollo del cultivo de ensaladas durante los 12 meses.

A este cultivo tradicional de gran consumo como es la iceberg, le acompañan en la superficie de producción de la zona otros más innovadores como canónigos y brotes (mezcla, rúcula, espinaca), muy en boga en los últimos tiempos en los hogares de toda Europa. Concretamente, desde hace cinco años los productores de Prince de Bretagne han apostado por este tipo de cultivos para ofrecerlos  tanto para IV como para I Gama, en barquetas o cualquier otro formato. Cada referencia alcanza un volumen de alrededor de las 250 toneladas, aunque sus productores son capaces de adaptarse a las fluctuaciones en la demanda con celeridad: “Estas plantas solo necesitan cinco semanas desde que se siembran hasta su recolección, por lo que nuestros agricultores pueden reaccionar rápido ante el aumento de la demanda del mercado”, comenta Déredec.

Por otra parte, en Prince de Bretagne también destaca la endivia como cultivo de hoja, de la que mueven un volumen de 6.000 toneladas al año. Y todos estos productos, siguiendo unas especificaciones concretas en el proceso de producción comunes a cualquier cultivo, para lograr la calidad que les caracteriza y que han elevado su marca a una posición de prestigio y liderazgo en el mercado europeo.

 

 

Alicia

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *