Escribe para buscar

Retailers holandeses con precios de discount

La presión sobre los precios que ejercen cadenas como Aldi y Lidl ha llevado a la distribución holandesa a reducir sus márgenes de beneficio.

Comparte

Holanda es uno de los principales socios comerciales de España tanto por el volumen de frutas y hortalizas que se exportan como los que se reexportan a través de su país. ¿Qué volumen importaron el año pasado procedente de España? ¿Cuáles fueron los productos más comercializados?
En 2015 importamos un total de 670.274 toneladas de frutas y hortalizas, principalmente naranjas con 86.004 toneladas, seguidas de tomate (75.534), mandarinas y satsumas (60.830), pepinos (59.478) y pimientos (48.641). En total, el volumen de intercambio de frutas y hortalizas entre ambos países ascendió a 1.500 millones de euros.
Las grandes cadenas acaparan cada vez más volumen de compra en el sector hortofrutícola a nivel europeo. ¿Qué cuota ostentan en Holanda? ¿Cómo han influido en el resto de operadores comerciales?
En nuestro país la mayor parte del poder de compra está concentrado en manos de cinco o seis supermercados, es una tendencia creciente en el panorama internacional, que está provocando el descenso del número de tiendas tradicionales o especialistas. Además tenemos mercados al aire libre en todas las ciudades, tanto en las grandes como en las pequeñas, y también en este caso la influencia de las grandes cadenas está provocando que su número esté decreciendo. Fuera de estos canales hay otros operadores bastante importantes en volumen, se trata de empresas que adquieren frutas y hortalizas para distribuirlas entre grandes colectividades (Sanidad, Educación…) y por tanto compran a precios mucho más económicos que si lo hicieran en los circuitos convencionales.

¿Cómo ha afectado a la distribución holandesa el incremento de establecimientos discount y su cada vez mayor apuesta por las frutas y hortalizas frescas de calidad?
La llegada hace años de las alemanas Aldi y Lidl forzó la concentración de los supermercados holandeses y ha provocado que de forma paulatina estos tengan que reducir sus márgenes de beneficio. Ya prácticamente todos los supermercados se pueden considerar ‘discount’ (aunque en la práctica no lo sean), debido a los bajos precios y los estrechos márgenes que tienen en frutas y hortalizas por la presión de las cadenas alemanas de bajo coste.
¿Qué opinión tiene el consumidor holandés de las frutas y hortalizas españolas?
En general su impresión es bastante favorable. El turismo, con millones de holandeses que cada año van a España de vacaciones, favorece el mayor conocimiento de la gran oferta que tiene el sector agroalimentario español. Cuando llegan a España, los holandeses se dan cuenta de la enorme calidad que tienen frutas como la nectarina, las naranjas, los tomates… y lo valoran muy positivamente.

¿Cuáles son las características que más valora el consumidor a la hora de hacer la compra? ¿Tienen en cuenta el origen o aspectos como la responsabilidad social o la sostenibilidad?
En general el consumidor no se fija en el origen, sino en que el producto tenga un buen sabor, una buena apariencia, un packaging atractivo y un buen precio. Sí que es cierto que poco a poco se están teniendo más en cuenta las condiciones laborales, temas relacionados con el uso de pesticidas y de tratamientos poscosecha para que las frutas aguanten mejor el transporte… Estos temas se están volviendo más relevantes para el consumidor holandés, y el sector debe tenerlo en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *