Escribe para buscar

Nuestra apuesta es por la producción responsable. FOROS DE COMERCIO ÉTICO

Sergio Barberá Durbán, socio Fundador de Conexión Social y Director de los Foros de Comercio Ético.

Comparte
marca ética

Cuando hablamos de sostenibilidad, de responsabilidad social o de producción responsable, todos estamos de acuerdo en que estas grandes palabras deben estar incluidas en los principios de nuestras empresas, pero ¿sabemos lo que implican?, ¿de verdad no son empleadas como marketing y poco más? y, por último, ¿son realmente necesarias?

Vaya por delante que desde el año 2003 me hago estas preguntas, las trato de responder y de vez en cuando vuelvo a revisar mis propias respuestas porque afortunadamente, nadie está en posesión de la verdad absoluta y las experiencias que vivo y opiniones que recibo me ayudan a evolucionar en mis pensamientos.

¿Sabemos qué implica ser responsable?
En mi opinión, la responsabilidad no son sólo las hermosas frases que se encuentran escritas en la misión, los valores o los principios de actuación de una empresa. La responsabilidad es en gran parte la coherencia con estos principios y por eso descansa fundamentalmente en algo mucho menos tangible, en la mentalidad de todos y cada uno de los trabajadores de la organización, empezando por sus propietarios y sus altos directivos.

¿De verdad, la producción responsable no es marketing y poco más?
Desgraciadamente a muchos les ocurre que el “marketing no responsable” les funciona; con él se evitan sanciones o conflictos, se vende humo y hasta se captan clientes. Pero a largo plazo, actuar de esta manera causa un impacto terrible porque, quien mejor conoce el humo que se está vendiendo son los propios trabajadores, y su única motivación acaba siendo la de cobrar un sueldo, perdiendo todo lo que acompaña al orgullo y el aliciente de trabajar en una empresa que actúa correctamente, y que verdaderamente cuida de su familia y de su comunidad.

Ese impacto negativo no se mide fácilmente porque no está reflejado en la cuenta de resultados, pero es parte de la diferencia entre ser mediocre y ser excelente. Si la excelencia le parece cara a alguno, debería plantearse cuánto más caro puede llegar a ser la mediocridad en el largo plazo. Desgraciadamente esto se aprende de golpe y por las malas, cuando un día el humo se disipa y muestra lo que verdaderamente hay detrás y la vuelta atrás, si la hay, es dura y complicada.

“La mentalidad responsable incluye, entre otras cosas, mirar mucho más allá de la próxima campaña o de los próximos 2 años”

¿Es realmente necesario ser responsable?
Esta quizá es la pregunta más difícil de responder ya que como he comentado, la responsabilidad es cuestión de mentalidad. Si uno no tiene esa mentalidad, ¿por qué ha de ser responsable?

La mentalidad responsable incluye, entre otras cosas y como ya he dicho, mirar mucho más allá de la próxima campaña o de los próximos 2 años, e implica pensar no sólo en la sostenibilidad de la empresa, sino en la de todo un sector que precisa ser percibido como un sector cuya producción es responsable con el medio ambiente, con sus trabajadores y con la sociedad en general. Por esto, es realmente necesario que nuestra producción sea responsable, porque está en juego nuestro futuro como sector, y esto lo saben quiénes ven cómo los clientes eligen entre cadenas de suministro transparentes en las que confían porque demuestran ser responsables y cuyo precio a veces pudiera ser mayor, y cadenas de suministro opacas y cuyo único valor añadido es un precio menor a costa de lo que sea. Si finalmente los clientes que eligen las primeras pierden la confianza en nuestra responsabilidad y transparencia, encontrarán pocas diferencias entre unas y otras. Es fundamental que trabajemos juntos, como sector, en demostrar con hechos que somos realmente coherentes con los principios responsables que decimos tener. Y afortunadamente muchos lo estamos haciendo, aunque hay gran trabajo por hacer todavía para convencer a quién aún no está de acuerdo.

Como ejemplo, allá por 2012, cuando lanzamos la iniciativa de los Foros de Comercio Ético (www.foroscomercioetico.com), éstos comenzaron como unos encuentros anuales en los que se aprendía y se debatía sobre retos críticos que afectaban a nuestro trabajo diario y a las condiciones laborales en el sector agroalimentario.

En octubre de 2020, tras años de evolución de los Foros, preguntamos a las empresas del sector si alguna de las buenas prácticas que ellos habían desarrollado en los últimos años habían sido inspiradas en algún encuentro, seminario o grupo de trabajo de los Foros. Nos quedamos impresionados con la respuesta, ya que nos respondieron con más de cien prácticas responsables, que ya estamos recopilando, y que redundan en beneficio de las vidas de miles de trabajadores y de sus familias.

Esas buenas prácticas muestran el efecto de aquella lejana decisión de empezar una iniciativa colaborativa juntos para ver hacia donde nos guiaba y nos motiva a continuar por ese camino.

Como conclusión, alguien dijo una vez que lo que hagamos hoy tendrá un efecto multiplicador en todos nuestros mañanas. Y yo me lo creo. Por eso, pienso que es mejor empezar hoy y no dejarlo para mañana. Es mucho lo que nos jugamos.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link