Escribe para buscar

Hay futuro para la manzana

Gerhard Dichgans, director de VOG.

Comparte

Esta es una época de claroscuros para la manzana europea. Por un lado, la cosecha de 2014 ha sido excepcionalmente abundante. Por otro, los equilibrios tradicionales del mercado se han visto alterados por el veto ruso. Estos dos factores han hecho precipitar los precios de las manzanas de tal modo que, en este momento, no alcanzan a cubrir los costes de producción.

En este contexto, Polonia ha vivido un momento particularmente delicado. Este año registró una cosecha récord, con 500.000 Tn más que en 2013, y precisamente Rusia era uno de sus principales mercados de comercialización. Los productores polacos se han visto obligados a mirar hacia otros destinos y estas cantidades han ejercido presión, aunque solo a nivel psicológico, sobre nuestros mercados habituales. Por otro lado, Turquía, otro gran productor de manzanas, en 2014 cosechó 500.000 Tn menos que en 2013. Al no estar afectada por el veto, pudo exportar grandes volúmenes a Rusia y esto redujo los flujos hacia el Mediterráneo, con efectos positivos para la comercialización de nuestros productos.

En mi opinión, las restricciones impuestas por Rusia no se resolverán a corto plazo. Por lo que creo que Europa en los próximos años tenderá a concentrarse en sí misma, consumiendo su propia producción. Como consecuencia, las manzanas de ultramar tendrían cada vez menos cabida en los mercados europeos.

Todo lo expuesto ha influido para que, en la primera parte de la campaña, se registraran turbulencias y una presión general sobre los precios. En contraste, los volúmenes de venta están en niveles muy altos. Desde el comienzo de la temporada hasta finales de diciembre, nuestro consorcio ha comercializado un 50% más que en el mismo periodo del año pasado.

En cuanto al consumo de manzanas está registrando una tendencia positiva en todos los países europeos, favorecido por la contención de los precios y por una calidad del producto superior a la media.

La rápida desacumulación me deja entrever que, a principios de 2015, el mercado se estabilizará y los precios de las manzanas podrán recuperarse. Ya en el caso de Gala, una variedad demandada en todos los mercados europeos y mediterráneos, los valores comenzaron a subir a finales de noviembre y aún sigue esa tendencia al alza.

En el consorcio esperamos la segunda parte de la campaña con optimismo. Nuestros avanzados sistemas de conservación nos permiten garantizar a los clientes un suministro continuo todo el año, con un servicio y calidad que nos distinguen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *