Escribe para buscar

Europa, un mercado para seguir creciendo

Aumenta la demanda de ecológico en la UE, lo que otorga importantes oportunidades de expansión a la producción española.

Comparte

Sólo el 2% del consumo interno de alimentación en España es ecológico. Sobre el total de la población, únicamente unas 600.000 personas adquieren estos productos de forma habitual, representando un gasto medio en la cesta de la compra de 20,9 euros anuales frente a los 170 euros de países como Dinamarca o Suiza.

Mientras que activar el consumo a nivel nacional sigue siendo la asignatura pendiente del sector ecológico, el potencial productor de nuestro país se presenta como un negocio emergente, especialmente en el caso de las frutas y hortalizas. El mercado de productos ecológicos representa el 1,5% del mercado alimentario mundial y las previsiones apuntan un crecimiento importante en los próximos años. Se espera que las tasas de incremento para los mercados más desarrollados, como EE.UU. y los países occidentales de la UE, sean de un 40% en los años venideros.

Respondiendo a este aumento de la demanda, la producción ecológica en Europa se duplicará en unos 10 años según indican los estudios. Así, de representar el 5% de la producción agrícola de la UE pasará a ser el 15%, otorgando oportunidades de expansión a la producción española, un país que ocupa hoy en día los primeros puestos mundiales de las exportaciones al comercializar en el exterior el 75% de su volumen de ecológico y al ser el primero en la UE en cuanto a superficie se refiere, con 1.700.000 hectáreas, lo que le sitúa en una posición privilegiada ante el aumento de la demanda. En 2012 España produjo 231.837 Tn de frutas y 224.852 toneladas de hortalizas y exportó por un valor de 590 millones de euros incrementando su cuota con respecto al ejercicio anterior en un 14,5%. Hoy por hoy, el 35% de los alimentos ecológicos que se consumen en Europa son españoles. En este sentido, el director general de Alimentación del MAGRAMA, Fernando José Burgaz, ve claras las oportunidades de negocio en la exportación de alimentos ecológicos: el sector ecológico tiene mucho futuro”.

Basándose en estas perspectivas, el Departamento de Internacionalización del Instituto de Fomento de la Región de Murcia ha presentado un informe este año en el que analiza la información de los mercados potenciales en Europa. Entre ellos se encuentra Francia, cuya cifra de negocios se ha duplicado en los últimos 5 años pasando de 2.100 millones de euros en 2007 a 4.100 millones de euros en 2012, lo que representa un 2,5% del consumo total en el mercado alimentario. Según el estudio, otros países como Alemania, Reino Unido, Suiza, Austria, Dinamarca, Irlanda, Italia y Estados Unidos muestran un potencial importador de productos ecológicos, así como los mercados emergentes como Bulgaria, Emiratos Árabes, Japón, Nueva Zelanda, Portugal, República Checa y Taiwán. España debería reforzar su imagen de productor de ecológico de alta gama para que sus 30.462 operadores se posicionen en estos prometedores mercados, y saber responder a la demanda de los consumidores de estos países analizando el perfil del cliente, los productos más demandados y las posibles tendencias a largo plazo, así como las posibles barreras técnicas de entrada.

Canales de comercialización

Pese a las oportunidades que se le presentan al sector productor ecológico español a nivel europeo, en el ámbito nacional sigue teniendo una serie de retos que superar, especialmente en aspectos estructurales, logísticos y de gestión en la comercialización y distribución. Así pues, su estructura global, basada en el canal especializado que acapara el 55% de las ventas, se caracteriza por su amplitud, variedad y dispersión, lo que se traduce en una oferta por establecimiento limitada con los consiguientes efectos en costes, márgenes y barreras para el desarrollo del mercado interior, impidiendo el auge del consumo nacional por la falta de disponibilidad y el elevado precio del producto.

El sector debe trabajar para crear una red de distribución adecuada que haga a este sector más competitivo. El apoyo de las grandes cadenas de supermercados facilitaría en gran medida la distribución de los productos ecológicos, pero no son la única vía.  En este sentido, tomando como base el modelo francés, entendemos que es posible impulsar el consumo interno de productos ecológicos gracias a una potente red de tiendas especializadas, que en el caso galo acaparan un 42% de su cuota de mercado y que le han ayudado a convertirse en el segundo país con mayor nivel de consumo de este tipo de alimentos. Por tanto, las tiendas especializadas, que suponen en España nuestra vía principal de comercialización de ecológico, pueden potenciarse aún más para alcanzar un mayor nivel de consumo.

Más allá de este tipo de tiendas, existen otros canales potenciales como la venta directa que pueden también ayudar a desarrollar el sector, ya que logran reducir hasta un 37% el precio final del producto al consumidor, eliminando uno de los principales hándicaps, el elevado precio. Así, entidades como COAG afirman que, mientras 12 euros gastados en un esquema de circuito corto genera 30 euros para la economía local, en el esquema supermercado suponen 16 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *