Escribe para buscar

Retos aún pendientes para el sector de la zanahoria

El sector no percibe un incremento del consumo a nivel nacional, por lo que la exportación es la única línea comercial que ofrece,por ahora, datos positivos.

Comparte

Según el estudio presentado por el MAGRAMA sobre el consumo en España en 2012, la zanahoria es el producto que más ha incrementado su presencia en la cesta de la compra en ese periodo (+3,5%). Un dato que sin embargo no compartían en abril de 2013 productores y comercializadores, quienes manifestaban que quizás ese incremento se dio en determinadas fechas, como las Navidades de 2012, situándose el resto del año en niveles más bajos. “Nuestras ventas en el mercado nacional siguen igual de estancadas”, nos detallaba el director comercial de una de las principales entidades de la zona Sur.

El consumidor sólo adquiere lo que va a consumir, ha aprendido a conservar el producto, en definitiva, se ha vuelto más racional en la compra y esos buenos hábitos van en detrimento del sector.

Esta apatía en el consumo justifica el desánimo que vive el sector desde hace ya varios años, traduciéndose en un descenso de la superficie y producción. Y aunque la disminución de producción que se ha registrado desde 2011 hasta nuestros días (-10%) podríamos achacarla a la adversa climatología registrada en algunas zonas agrícolas, la reducción de las hectáreas (-5,7%) evidencia problemas mayores. Como ejemplo tenemos la firma Horfres, una de las principales entidades productoras y comercializadoras de nuestro país, que este 2013 entraba en Concurso de Acreedores, todo ello a pesar de los esfuerzos de sus directivos en encontrar alternativas de producción y comercialización eficaces y rentables.

Bonanza exportadora

Pendientes de solventar esos problemas de consumo interno, el sector sigue apostando por la comercialización más allá de nuestras fronteras, donde los datos son más positivos. Las exportaciones de zanahoria, según FEPEX, se han situado en 81.103 Tn hasta septiembre del 2013, un 13,84% más que la media exportada hasta esa fecha en los cuatro últimos años. En cuanto a su valor económico, las operaciones superaron los 43.983.000 millones de euros, es decir, un 22% más que las realizadas de enero a septiembre de 2012.

Poner en valor el producto

Si el sector quiere consolidar este despegue en el exterior, y mejorar sus datos en el consumo nacional, tiene que mover ficha, y poner en valor este producto para que el precio no sea el único argumento de compra.

Consideramos esencial apostar por la Producción Integrada, una certificación básica para poder hacer frente a exigencias presentes y futuras sobre técnicas de producción respetuosas con el medio ambiente. En 2012, solo el 11,13% de la producción de zanahoria estaba certificada como Producción Integrada. Es decir, 802 de las 7.200 hectáreas, de las cuales 702 estaban en Castilla y León, y el resto en La Rioja. Es extraño que el sector andaluz no haya apostado aún por esta certificación, máxime cuando en otras ramas agrícolas como el tomate o el pimiento está tan extendida aportando una clara diferenciación comercial y de costes de producción.

También es necesario desarrollar estrategias comerciales que sin incrementar los costes, les hagan más competitivo. A este respecto, el pasado mes de abril conocimos la línea comercial inaugurada por una de las grandes cooperativas de Cádiz, que había iniciado la comercialización de zanahoria de pelado con arena, como signo de producto recién recolectado que no ha pasado por cámaras. Con ello, se logra además de mostrar frescura, reducir costes al no ser necesaria el lavado.

La optimización de la logística sigue siendo una asignatura pendiente. Además de que el gasoil se ha incrementado, las importaciones españolas en general han caído drásticamente con la crisis, por lo que no hay retorno para los camiones, teniendo que asumir el sector exportador el coste íntegro de la logística. Apostar por grupajes compartidos sería una opción viable para hacer frente a la dura competencia de países como Italia, que al estar más cerca de los mercados llegue con menores costes.

Son líneas comerciales que el sector debe implementar y materializar. Estrategias donde no se incrementan los costes de producción pero sí las oportunidades de negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *