Escribe para buscar

2016, una campaña de grandes oportunidades y peligros

Jorge Kolmhofer, gerente de Sesur.

Comparte

La patata temprana ha sido durante muchos años un producto importante en los campos de Andalucía. Pero desde hace unos ocho años se ha reducido paulatinamente la superficie de producción y las campañas se han presentado cada vez más difíciles para los agricultores.

Las razones son múltiples:

–    una reducción en el poder adquisitivo en España,

–     la mejora de las posibilidades de almacenamiento en Francia, con un incremento importante de la importación de España hasta finales de mayo, con patatas que se ofrecen a un precio muy reducido

–    incremento de las exigencias de calidad en los mercados exteriores que no siempre se han podido cumplir

–    aparición de nuevas zonas de producción que también suministran a los mercados de exportación – principalmente a Alemania e Inglaterra.

Los envasadores y supermercados en el Centro y Norte de Europa han apostado fuertemente en los últimos años por producciones de patata temprana de las nuevas zonas de producción de Egipto e Israel y la patata temprana andaluza se ha encontrado con un mercado ocupado por patatas con menor calidad culinaria, pero con una entrega y distribución profesional.

Oportunidades:

Debido a una fuerte polémica sobre asuntos sociales y medioambientales (especialmente por el uso de agua en zonas desérticas), se ha desarrollado una opinión pública en países de centro y norte de Europa que ha empezado a rechazar estas patatas tempranas del norte de África e Israel. Además, ha llegado a conocimiento público, que prácticamente toda la producción de patata ecológica con origen Egipto no cumple las normas mínimas.

Por dichas razones, los supermercados han optado otra vez por patatas tempranas con origen europeo, sobre todo andaluz. Esta situación ofrece a los productores de la patata temprana la posibilidad de recuperar los mercados perdidos en los últimos años. A pesar que esta situación parece muy prometedora, hay que ser consciente de que es un año de prueba y con muchos peligros.

Peligros:

Los clientes de Europa están intentando sustituir la producción ecológica de los últimos años con origen norte de África, por la producción andaluza. Pero dada la climatología andaluza, es muy difícil producir patatas ecológicas en la Vega del Guadalquivir (presión de Phytophthora infestans/Mildiu).

La producción andaluza también se enfrenta a otro problema, la aparición de un insecto llamado Epidrix. El origen de este insecto es América de Norte, en el año 2004 se detectó por  primera vez en Portugal, después en Galicia y Asturias, y recientemente en zonas de Andalucía. Las patatas de las zonas afectadas no pueden ser exportadas sin ser previamente lavadas – unas condiciones imposibles de realizar por falta de instalaciones, al ser muy elevado el volumen de patata en los meses de exportación.

Resumen:

Existe la oportunidad de recuperar parte del mercado perdido. La producción andaluza de patata se enfrente a un año de prueba: se va a comprobar el estado real de las patatas ecológicas. Se va a comprobar el compromiso, la profesionalidad de la entrega y el suministro de patata de alta calidad. Se va a comprobar si los agricultores andaluces son capaces de controlar la plaga de Epidrix. Y si somos capaces de cumplir las expectativas de nuestros clientes, podemos recuperar un cultivo importante en la primavera andaluza.

Si por otra parte, no se cumplen los acuerdos comerciales, por falta de profesionalidad se expande la contaminación del Epidrix y se encuentran residuos no permitidos en las producciones ecológicas, entonces el producto de la patata temprana no va a ser un cultivo con importancia y peso en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *