Escribe para buscar

Crisis del Coronavirus

¿Quién pagará los sobrecostes de la crisis sanitaria?

Para Proexport, no cabe duda, el sector tendría que trasladar los costes a los compradores, obteniendo así un margen adecuado y justo al trabajo que está realizando.

Comparte

Para recuperar el sobrecoste que han tenido que soportar las empresas del sector hortofrutícola por la crisis sanitaria, se prevé un aumento del precio en origen. El presidente de la cooperativa agraria Alimer, Julián Díaz, afirmó el pasado martes 2 de junio que el sector tendría que subir los precios “entre un 25 y un 35 por ciento” para paliar los gastos extra durante la pandemia, en la que los precios se han mantenido estables.

Sin embargo, hay muchas variables que pueden interferir en un sector tan amplio, con tantos tipos de cultivo, segmentos y canales de distribución. Las limitaciones son diferentes para los productores que trabajan en a nivel nacional, europeo o internacional. Los factores internos de cada empresa también influyen, ya que el confinamiento y las medidas de seguridad son cruciales para determinar ese sobrecoste, y no han sido las mismas para todo el sector.

Fernando Gómez, director de Proexport, es más cauto a la hora de establecer una cifra concreta. De hecho, argumenta que “no va a ser lo mismo la incidencia que ha sufrido una empresa de nuestro sector cuyos clientes fundamentales estaban en el canal HORECA, que ahora están sólo al 30% de actividad, que aquella que trabajaba únicamente para cadenas de supermercados.”

 “La incidencia es diferente en una empresa de nuestro sector cuyos clientes fundamentales estaban en el canal HORECA, que ahora están sólo al 30% de actividad, que aquella que trabajaba únicamente para cadenas de supermercados.”

 

La oferta y la demanda también influyen

La situación es bien diferente en algunos productos como los premium, cuya demanda se ha hundido, y como consecuencia su precio ha bajado. En cambio, en los que han visto aumentar su demanda, se ha apreciado un aumento proporcional de los precios. De todas maneras, el sector hortofrutícola no influye directamente en el precio final, sino que se dedica a negociar precios con sus clientes (distribuidores u otros países directamente). Sí que puede ejercer presión, pero no cambiarlo, eso va a depender finalmente del supermercado e hipermercado en base a factores internos.

“El sector hortofrutícola no influye directamente en el precio final, sino que se dedica a negociar precios con sus clientes. (…) Sí que puede ejercer presión, pero no cambiarlo.”

 

Fernando Gómez lo tiene claro: “El precio de venta al público lo pone el distribuidor. Nuestro negocio va dirigido a empresas, no al consumidor final, por lo tanto nosotros tenemos que hablar más que de precio, de coste; trasladar los costes a nuestro comprador para que él los asuma, obtener un margen adecuado y justo, que permita remunerar todo el trabajo que estamos haciendo. Una vez que esos costes se puedan recuperar, los precios volverán a la normalidad”.

La recuperación del sobrecoste

Para Fernando Gómez, el incremento se ha estado haciendo de forma muy moderada y casi imperceptible, basado en el diálogo constante con los clientes para que conozcan la realidad de la situación. El objetivo es que esos costes se puedan demostrar y que, de forma conjunta, se le pueda dar respuesta a lo más importante: que el producto esté disponible en los lineales para el consumidor final.

Evidentemente, como toda empresa, el productor tiene que obtener rentabilidad de su producto. “Este margen, sin cifra exacta aún, servirá para remunerar el capital y promover la I+D+i de las empresas, nada más”, resalta Gómez.

 Alicia Narváez Balboa

 

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *