Escribe para buscar

Alimentación

La distribución alimentaria prevé una reducción de ventas en el final de año

Así se desprende de un estudio realizado por el Observatorio Sectorial DBK de Informa, que cifra la facturación del sector nacional en 2021 en 97.410 millones de euros en ventas, un 1,2% menos que en 2020.

Comparte
inflación

Las ventas de la distribución alimentaria en España (considerando conjuntamente la actividad de hipermercados, supermercados y establecimientos cash & carry) han disminuido en el último año debido a la reactivación del consumo fuera de los hogares tras la supresión de las medidas anticovid.

De este total, 13.620 millones corresponden a ventas realizadas por los hipermercados, mientras que 80.100 millones lo hacen al canal supermercados y autoservicios y 3.690 al segmento cash & carry.

Los hipermercados nacionales concentran 13.620 euros de facturación; supermercados y autoservicios, 80.100 millones y el segmento cash & carry, 3.690

Por su parte, las ventas en Portugal han aumentado un 2,3%, hasta los 17.425 millones de euros, lo cual eleva a 114.835 millones de euros la facturación total de la distribución alimentaria en la península Ibérica, una cifra un 0,7% menor que la registrada en 2020, año en el que había aumentado más del 6%.

En el sector se observa una aceleración en el cambio de los hábitos de consumo de la población, registrándose un gasto más fragmentado, mayor frecuencia de compra y una valoración creciente del componente de proximidad de las tiendas.

Estas tendencias favorecen la actividad de los supermercados y autoservicios, cuyas ventas se sitúan en 2021 en 92.700 millones de euros en el mercado ibérico, un 0,9% menos que en 2020.

Por su parte, los hipermercados continúan perdiendo cuota, con una caída de los ingresos del 1,4%, hasta los 16.995 millones de euros.

Por su parte, el repunte de la demanda en el sector de la restauración en 2021 ha impulsado la facturación de los cash & carry, que alcanza, con 5.140 millones de euros, un incremento del 5,5%.

Previsiones para 2022

Las previsiones para el cierre de 2022 apuntan a una continuación de la tendencia a la baja del valor del mercado, estimándose una caída similar a la de 2021 debido al ascenso adicional de la demanda de productos de alimentación y bebidas en hostelería y restauración y disminución del volumen de consumo en hogares.

El debilitamiento del poder adquisitivo de la población, como consecuencia de la inflación y la subida de los tipos de interés, constituye una amenaza para el sector a corto plazo.

En este sentido, debe destacarse también el fuerte incremento de los costes de aprovisionamiento, energéticos y logísticos, que está impactando a sus márgenes en un contexto de elevada sensibilidad de los clientes al precio.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *