Escribe para buscar

Empresa Frutas Hortalizas Mercados

Piden que se movilicen todas las herramientas contra el veto ruso

España y Francia pedirán en el consejo extraordinario de ministros europeos de Agricultura del próximo 5 de septiembre que la CE movilice "todas las herramientas que estén a su disposición desde la adopción de la nueva PAC" para "minimizar" las perturbaciones en el mercado europeo por el veto ruso.

Comparte

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y su homólogo francés, Stéphane Le Foll, han mantenido una reunión en Madrid, centrada principalmente en el embargo ruso, para adoptar una posición común de cara al encuentro del 5 de septiembre en Bruselas.

Esta posición común ha quedado concretada en cuatro puntos en los que piden a la Comisión que apruebe y amplíe medidas como la retirada de la producción, el almacenamiento, las restituciones a la exportación y las ayudas a la promoción, entre otras.

Asimismo, le piden a la CE que impulse «activamente» la búsqueda de mercados alternativos en países terceros para los productos agroalimentarios afectados por el embargo.

En el encuentro bilateral han visto necesario que la Comisión «siga realizando» un seguimiento «preciso» de la evolución de los distintos mercados y «continúe» reaccionando de «forma inmediata» para poner en marcha las medidas oportunas, «adaptadas a las necesidades del sector».

Tanto España como el país galo defienden que el embargo ruso es un «problema compartido» por «todos» los Estados miembros de la UE «que requiere por tanto soluciones de ámbito europeo» y los productores agrarios «no deben verse afectados negativamente por las consecuencias de una decisión política de la que no son responsables».

En su comparecencia ante los medios, García Tejerina ha valorado la «extraordinaria colaboración» entre los Departamentos de Agricultura de ambos países, tanto en la negociación de la nueva PAC como ahora ante el veto ruso.

La ministra española ha subrayado que la «posición común» de España y Francia pasa por aspectos como demandar a la Comisión la necesidad de que el presupuesto «sea el necesario para evitar que ninguno de los sectores afectados se vea seriamente» dañado en su rentabilidad.

García Tejerina ha reiterado que el embargo ruso es un problema que «afecta a la Unión Europea»y por tanto «debe ser compartido y soportado por todos».

A su juicio, las soluciones «tienen que venir dentro del ámbito europeo» porque «para eso se hizo una reforma» de la PAC, «dotada con una serie de mecanismos» a aplicar en «situaciones de crisis».

«Todos esos mecanismos, los que sean necesarios, deben ser empleados», ha remarcado.

También ha puesto en valor la necesidad de analizar la evolución de los mercados y los sectores para que se pueda reaccionar «de manera inmediata».

La ministra ha informado de que mantendrá el próximo miércoles una reunión con los consejeros de Agricultura de las comunidades autónomas para preparar la reunión de ministros del 5 de septiembre.

En esa reunión se abordarán las peticiones de cada región aunque ha detallado que algunas de las demandas españolas «ya están siendo recogidas por la Comisión, como hoy mismo que en el comité de gestión se ha incluido la ciruela».

Entre esas medidas, ha destacado la incorporación de más destinos para los melocotones y nectarinas retirados del mercado o el aumento del porcentaje que financiará la CE de retirada, pasando del 50 % hasta el 75 %.

Además, según Tejerina, Europa va incorporando las peticiones «conforme se van viendo las necesidades de las mismas» y desde su Departamento seguirán pidiendo a la Comisión la inclusión de más productos, «especialmente los cítricos y el caqui».

Por su parte, el ministro francés ha señalado que el embargo ruso ha estado motivado por decisiones políticas y las consecuencias no tienen que recaer «sólo» sobre los agricultores y ganaderos.

El «trabajo en común» entre ambos países «ha sido uno de los elementos fundamentales» para negociar la reforma de la PAC y para consensuar una postura común ante el veto ruso, ha reseñado.

En su intervención ante los medios de comunicación, Le Foll ha pedido celeridad a la Comisión en la toma de decisiones porque «cuanto más rápido se reaccione, menos costará» esta crisis a Europa.

El ministro francés de Agricultura no ve, por otro lado, oportuno llevar este asunto ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) porque un procedimiento de esas características dura «entre tres y cuatro años» y no cree que Europa esté ahora en disposición de «esperar tanto tiempo».

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *