Escribe para buscar

Hortalizas

El film Mater-Bi, la solución para el cultivo de la lechuga

Esta hortícola se beneficia de las ventajas agronómicas que aportan los acolchados biodegradables y compostables en Mater-Bi, mejorando la producción y rentabilidad, además de cuidar del entorno.

Comparte

La producción mundial de lechuga no para de crecer. Es una de las hortalizas más populares del huerto y, de hecho, se destina para su cultivo una superficie de más de 1 millón de hectáreas a nivel mundial.
En la actualidad, China ocupa la primera posición de países productores de lechuga, seguido de Estados Unidos, India y Europa. No obstante, dentro de este último continente, España es el segundo productor después de Italia y seguido de Francia, Bélgica y Alemania, siendo los 5 países con más hectáreas dedicadas a la producción de lechuga.

Sin embargo, hay una problemática que solucionar: la generación de residuos plásticos provocados por los films de acolchado a base de plásticos tradicionales. Hasta ahora, estos films se han ido extendiendo progresivamente y se han convertido en una de las principales tecnologías para controlar plagas y mantener los cogollos limpios. Pero debido al ciclo corto del cultivo de la lechuga, se ha detectado que el impacto de los plásticos convencionales es negativo en el suelo, por la necesidad de retirar los residuos al final de cada cosecha.

La solución eficiente y sostenible que ofrece Novamont para el cultivo de la lechuga y mantener los cogollos limpios hasta su cosecha es el uso de film de acolchado biodegradable en suelo certificado* en Mater-Bi, que permite optimizar los recursos hídricos y los gastos de retirada de los residuos. Tras una serie de pruebas en Italia y España, se ha demostrado que su introducción resuelve los problemas relacionados con la eliminación de los films de plástico al final del cultivo, y que además representa una ventaja para la gestión. Especialmente en los ciclos de otoño, cuando las precipitaciones pueden crear a menudo problemas para entrar en el campo con el fin de retirar los films de plásticos convencionales.

“Mater-Bi permite optimizar los recursos hídricos y los gastos de retirada de los residuos”

Para el cultivo de la lechuga, tanto en campo abierto como en invernadero, se recomienda utilizar film de Mater-Bi de color negro de no más de 15μm (60 galgas) de grosor porque asegura una excelente cobertura del suelo durante todo el ciclo de producción durante la mayor parte del año, excepto durante los meses de verano, en los que generalmente se utiliza el film blanco-negro, posicionando la parte blanca hacia arriba para reducir el recalentamiento en las plántulas. Al ser un ciclo de cultivo muy corto, también se puede utilizar en espesores más bajos, como a 12 micras (48 galgas) haciendo correctamente su función y ahorrando material por hectárea.

La sustitución de técnicas de acolchado convencional por el uso de films acolchados en Mater-Bi tiene una influencia positiva en la producción y mejora el impacto de la agricultura en el planeta.

*Estándar europeo UNE EN 17033 que define los requisitos de acolchado biodegradables para su uso en la agricultura y la horticultura.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link