Escribe para buscar

Variedades de lechuga para todos los ciclos

Syngenta ha cubierto todo el ciclo de cultivo: variedades de invierno, de primavera, para periodos de transición o para meses de más calor.

Comparte

Hace unos días Syngenta celebró en su estación de ensayos de Torre Pacheco (Murcia) unas jornadas internacionales de lechuga, en la que los participantes pudieron conocer in situ las 150 variedades que se trabajan en este centro experimental.

Para el segmento de romana y escarola (lisa y rizada), Syngenta ofrece un catálogo varietal para cubrir todo el año, tanto para mercado nacional como para exportación. En romanas, destacan Chiquina, Prilana, Tsarina, Palmos, Barracuda o Actina, todas ellas con excelente formación y volumen, peso y llenado.

En la línea de ensaladas se observan nuevos desarrollos en iceberg, mini cos con mucho sabor y especialidades para el mercado inglés, como Bondena; batavia de otoño y primavera, pensando en Portugal y el norte de España; Little gem; trocadero; baby leaf; lollo rosso; bellagio&OAK y espinacas. Y en el segmento de las brásicas: brócoli, coliflor y coles.

 

 Sostenibilidad en la producción de alimentos

A la jornada asistieron unos 180 profesionales de países como Francia, Inglaterra, Alemania, Suiza, Holanda, Turquía, Japón o Australia. Entre ellos había productores, distribuidores locales, representantes de la Administración murciana o supermercados, como Mercadona o Asda.

En la primera parte de las ponencias se abordó el desafío de ser sostenibles en la producción de alimentos en un mundo que crece a un ritmo vertiginoso de 200.000 habitantes nuevos cada día. Syngenta presentó las bases de su programa de desarrollo sostenible, ‘The good growth plan’, basado en seis pilares. El primero es hacer cultivos más eficientes incrementando la productividad en un 20% sin usar más tierras, aguas ni insumos; el siguiente es recuperar más tierras para cultivos, campos que están al borde de la degradación; a continuación ayudar a que la biodiversidad florezca; fortalecer a los pequeños productores; ayudar a las personas a mantenerse seguras; y finalmente cuidar a cada trabajador.

Los responsables de Syngenta abordaron todas estas cuestiones, pero hubo más. Antonio Monserrat, del IMIDA (Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario), analizó la Nueva Directiva de Uso Sostenible de Fitosanitarios y criticó que las cadenas de supermercados europeas estén llevando a cabo una serie de exigencias muy superiores a las que dicta la propia ley. Limitaciones a los tratamientos, al número de materias activas o al uso de productos legalmente establecidos que “ponen en riesgo la sostenibilidad de la agricultura”. Monserrat recordó el principio fundamental de alternar para luchar en favor de las resistencias, y añadió que “lo lógico son formulados que mezclen varias materias activas. Hoy día en España se cultiva muy seguro y se producen los alimentos más sanos de nuestra historia”.

También fue destacable la charla del representante de la firma Bakkavor, que describió dos escenarios para vender: competir por precio o apostar por la integración vertical, lo que supone estar en la cadena de suministro y al mismo tiempo con los consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *