Escribe para buscar

Una gama de productos adaptados a cada punto de venta

Entrevista a Antonio García Herraiz, Ejecutivo de Ventas de Frutas y Hortalizas de Consum.

Comparte

Consum tiene como objetivo prioritario facilitar la compra al consumidor, ¿cómo desarrolláis esta estrategia en frutas y hortalizas?

La variedad en productos frescos es nuestra seña de identidad. Trabajamos un modelo de gestión excelente en frescos, reafirmando nuestro objetivo de ser líderes en esta categoría de Frutas y Verduras. Concretamente, y como respuesta a los cambios que va experimentando el consumidor, Consum ha reinventado la sección para mejorar la experiencia de compra, logrando un modelo diferenciado.

Disponemos de un amplio surtido, principalmente a granel, pilar fundamental y diferenciador en nuestro modelo de sección de Frutas y Verduras, ofreciendo productos de temporada al mejor precio y con una garantía máxima de frescura y vida útil.

Además, para ofrecer el surtido más adecuado para cada cliente, Consum realiza un análisis del comportamiento de los clientes de cada una de las tiendas y las agrupa por ‘clúster’ y en función de estos resultados se adapta el surtido, dando mayor profundidad a las categorías con mayor rotación.

 

Y en este modelo de negocio, ¿en qué medida tienen en cuenta el carácter local de los alimentos?

En nuestra apuesta de personalizar la sección de Frutería dependiendo del cliente de cada tienda con el fin de facilitarle la compra, ofrecemos un amplio surtido donde los artículos locales-regionales cuentan con un gran protagonismo. Por esa razón llevamos años manteniendo una gama específica para cada zona, donde nuestros clientes pueden encontrar estos productos locales-regionales con un atributo reconocido.

Además, esta política a favor de los productos locales no solo la desarrollamos en la sección de frutas y verduras, sino que es una de nuestras señas de identidad como cooperativa y de nuestra Responsabilidad Social Empresarial (RSE). De hecho, el 99% de las compras de Consum se realizan en España. Además, el 70% de las compras de la Cooperativa durante el año pasado se realizaron en las comunidades autónomas en las que estamos presentes, siguiendo un doble objetivo: satisfacer al cliente y crear riqueza local.

 

Dada la demanda actual, ¿instauráis una estrategia basada en el precio o en la calidad del producto?

La situación de mercado impone precios competitivos y eso no se puede obviar, pero a la vez se exige una calidad alta de producto, que nosotros ofrecemos, con el máximo de frescura y una gran segmentación para que sea el cliente el que elija lo que quiere comprar.

Otro pilar importante de nuestra gestión es definir conjuntamente con nuestros proveedores las “mejores variedades con mejor sabor en cada momento” y garantizar la “maduración optima de cada producto”, hasta el punto de trabajarlos solo cuando cumplen con este criterio. Todo esto para nosotros es garantizar el sabor y la máxima calidad.

 

En el ámbito medioambiental, ¿de qué manera contribuyen al cuidado del entorno?

Nuestra política de RSE apuesta por el mínimo impacto ambiental, tanto a escala global como empresa para reducir nuestra Huella de Carbono, como por los productos que compramos. Por ello, en el caso concreto de las frutas y verduras trabajamos con productores y cooperativas que mayoritariamente cuentan con el sello GLOBAL G.A.P. que certifica la sostenibilidad de la producción. Además, nuestra apuesta por los proveedores locales garantiza la frescura de nuestros productos y reduce, considerablemente, la contaminación porque se acorta el kilometraje del transporte.

 

Respecto a La Ley de la Cadena Alimentaria que entró en vigor este año, ¿han materializado algún contrato con proveedores de frutas y hortalizas tal y como contempla la ley? ¿Y se han acogido al Código de Buenas Prácticas?

Ya con anterioridad a la nueva Ley de la Cadena Alimentaria, Consum siempre ha formalizado por escrito los contratos o plantillas comerciales con sus proveedores, y en especial, con los de frutas y hortalizas. En este sentido, los contratos o plantillas comerciales que Consum firma desde el 3 de enero de 2014 están adaptados a los requisitos y exigencias de la Ley de la Cadena Alimentaria, recogiendo todos y cada uno de los puntos que en la misma se mencionan. Y, por lo que se refiere al Código de Buenas Prácticas, todavía no está acordado entre el Ministerio de Agricultura y los operadores de la cadena. En cuanto dicho Código se acuerde, la intención de Consum es la de, una vez analizado, estudiar su adhesión al mismo.

Share and Enjoy !

0Shares

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *