Escribe para buscar

Un producto altamente diferenciado

Aumentar el volumen de kg amparados bajo el paraguas de la IGP Tomate La Cañada y obtener la valoración deseada para un producto único y diferente como éste son los objetivos más inmediatos del Consejo Regulador de cara a las próximas campañas.

Comparte

Desde uno de los enclaves de excepción para el desarrollo del tomate de la IGP, el Levante almeriense, nos reunimos con el responsable comercial del C.R, Miguel Ángel Arenas para conocer su situación actual. Así, acudimos a una de las entidades adscritas donde nos muestran la imagen que ha implantado la IGP en todos sus envases, con la que ofrece una homogeneización en la presentación del etiquetado y formato para sus clientes. “Esta es una de las líneas que hemos adoptado en las estrategias de comercialización para afianzar más la marca entre clientes y consumidores”, nos comenta Arenas. Una medida puesta en marcha para contribuir al principal objetivo de la IGP, la diferenciación en los mercados y que esta venga acompañada de una valoración adecuada.

En este sentido, Arenas nos recuerda el inigualable valor de los tomates amparados bajo la IGP Tomate La Cañada, que destacan por sus excelentes cualidades y la garantía de un sello que avala unos estrictos y elevados estándares de calidad en cuanto a sabor, seguridad alimentaria, fechas de suministro y propiedades saludables.

Unas características que intentan poner en valor cada día a través de campañas promocionales en redes sociales, con la creación de una comunidad de consumidores, y de forma activa con degustaciones y otras actividades informativas en aquellas cadenas nacionales e internacionales de distribución que hayan apostado por tener este producto en sus lineales. Asimismo, participarán en las ferias profesionales más destacadas, empezando por Fruit Attraction de Madrid, en octubre.

 

Mayor volumen

Otro de los retos que se marca la IGP La Cañada de cara a las próximas campañas es el incremento de los volúmenes de tomate con sello de garantía, no sólo invitando a sus socios a aumentar su nivel de producción, sino también abriendo sus puertas a nuevas incorporaciones, como sucedió en la anterior campaña con la firma Biosabor. La IGP representa un alto porcentaje de las empresas de la zona (Agroponiente, Biosabor, Casur, Costa de Níjar, Coprohníjar, Parquenat y Vegacañada), pero también existen aún otras entidades situadas en las mismas condiciones de producción que cuentan con tomates de cualidades excepcionales que podrían inscribirse en ella. Así, pues estas podrían entrar a formar parte, siempre que su producto cumpla con los estándares de calidad exigidos para comercializar bajo este marchamo de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *