Escribe para buscar

Mayor competitividad en las exportaciones extracomunitarias. VECA

En nuestro recorrido por la Comunidad Valenciana, visitamos a uno de los expertos en comercio internacional, Eladio Barrachina, del Grupo Veca, para que nos traslade su punto de vista sobre la situación de la cebolla española, que tiene como asignatura pendiente la exportación a terceros países.

Comparte

El sector español de la cebolla es consciente de que su gran competidor, Holanda, va muy  por delante en sus transacciones internacionales, superándonos en organización y bajos costes. Así, presentan una logística eficaz, amplia red comercial, menores costes de transporte, con el puerto de Rotterdam como punto neurálgico, ofreciendo un producto con un precio inferior al nuestro y por tanto más competitivo. Tanto es así, que según Eladio Barrachina, responsable de operaciones coordinadas del Grupo Veca, uno de los primeros exportadores españoles de cebolla: “Hoy por hoy, es más fácil comprar cebollas en Holanda y venderlas en el puerto de Marsella que intentar vender las nuestras, por su mayor coste y falta de organización. Por ello, pienso que la cooperación del sector es esencial para dar un giro a la situación actual”.

Pero esta realidad no debe desalentar al sector nacional a buscar otros destinos para nuestra producción. “Nosotros también podemos si realmente nos lo proponemos, es apuntar muy alto, pero es necesario”, señala Barrachina. En este sentido, considera que, por un lado,  la Administración debe poner de su parte facilitando los trámites burocráticos y por otro, el propio sector debe sentarse con los agentes implicados (navieras, bancos, aduanas, seguros…) y tomar cartas en el asunto, estableciendo condiciones idóneas para optimizar todo el proceso.

Uno de esos mercados potenciales es África Occidental. De hecho, Senegal y sus países limítrofes se han convertido en el principal destino de las exportaciones holandesas con un flujo de 380.000 toneladas anuales (2013). Pero, ¿es un mercado por el que debamos luchar al no valorar en precio la calidad de nuestra cebolla? Teniendo en cuenta que la calidad del producto español supera con creces la del holandés, si conseguimos ser más competitivos en las exportaciones, podremos reducir costos y acercarnos a su nivel de precios en mayor medida. Y por esta mínima diferencia, sí que elegirán nuestro producto frente al holandés.

Pero para acometer acciones que impulsen al sector es necesario salir del estado de desánimo generalizado que existe por la falta de rentabilidad. Una pescadilla que se muerde la cola, pero que por supuesto con tesón y esfuerzo, se podrá salir de esta situación. Algo de lo que desde luego no carece el sector, voluntad para seguir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *