Escribe para buscar

Los tropicales españoles se ganan al consumidor europeo. TROPICALES

Aumenta la exportación, en valor y en volumen, y se incrementan los precios en origen. Este es el escenario que nos encontramos en el sector de los tropicales españoles, que ha sabido ganarse al consumidor europeo. La adaptación a sus gustos y necesidades ha sido la clave de este éxito.

Comparte

Cuando en el mes de septiembre visitamos la zona de producción de tropicales, en la costa de Málaga y Granada, ya percibimos un cierto aire de optimismo. Al margen de problemas y retos a los que hacer frente, que evidentemente los hay, desde un punto de vista comercial, productos como aguacate, mango y chirimoya van viento en popa.

Así lo certifican los datos de exportación que Fepex pone a disposición del sector. Haciendo comparativas entre los nueve primeros meses de 2013 y 2014, los envíos fuera de nuestras fronteras, en el caso del aguacate, registraron un incremento del 7,51% en volumen y del 19,8% en valor. Más espectaculares son las cifras del mango, que en ese mismo periodo aumentaron un 93% y un 79% respectivamente. En el caso de la chirimoya, también se registraron crecimientos, quizás algo más moderados. En la campaña 2013/2014, las exportaciones se elevaron hasta las 2.330 Tn, un 12% más que en el ejercicio anterior, según datos de la Junta de Andalucía.

Exportaciones en Valor

 

Enero – Sep 2013

Enero – Sep 2014

%

Aguacate

89.522.961 €

107.258.905 €

+ 19,8 %

Mango

20.012.861 €

35.890.116 €

  + 79,3 %

Fuente Fepex

Estamos pues, ante un sector en auge gracias al trabajo que desde hace años vienen realizando agricultores, cooperativas y entidades privadas. En el caso de mango, han sabido transmitir a los mercados europeos la diferenciación que aporta el producto nacional. La cercanía entre origen y destino, permite la comercialización de un mango madurado en árbol, lo que otorga una mayor calidad y sobre todo sabor con respecto al producto importado vía barco.

Por su parte, los comercializadores de aguacate, han sabido ver en las producción de ultramar un aliado, permitiéndoles convertirse en proveedores de este producto durante todo el año. Sin duda un valor añadido de cara a los clientes europeos. Y por su parte, la chirimoya, gracias a técnicas de cultivo que están permitiendo alargar la campaña, está ganando presencia en Europa, tímidamente aún, pero con una gran proyección de crecimiento. Y es que según se puso de manifiesto en las III Jornadas Técnicas de la Chirimoya (Noviembre, Almuñécar), sólo cuatro de cada diez europeos conocen esta fruta.

Auge precio en origen

Según la Junta de Andalucía, los precios en origen también mantienen la misma tendencia alcista que las exportaciones. Así, por ejemplo en la campaña 2013/2014, los precios del aguacate se incrementaron un 14%, mientras que en mango, lo hizo en un 76%. Se desmarca de esta tendencia la chirimoya, que en esta última campaña registró un descenso del 8%.

Dejando de lado esta ultima fruta, estamos ante unos datos muy alejados de los que se registran en otros sectores, de ahí que algunas zonas de producción, sobre todo del levante español, estén planteando el cultivo de tropicales como alternativa.

Retos

Sin embargo, y como decíamos al principio del reportaje, no todo está hecho, y si el sector realmente quiere mantener esta bonanza de la que ahora goza, es necesario una serie de actuaciones que eviten que se repitan situaciones que han llevado a otros sectores hortofrutícolas a vivir momentos difíciles como los que a diario leemos o escuchamos. Retos que pasan por una mejor ordenación de la oferta. En Málaga, el incremento de la superficie de mango es excesiva, con unas plantaciones que pronto alcanzarán su máximo de producción. Por ello es necesario una concentración, especialmente a través de OPFH. Sólo el 20% de la producción de tropicales en Andalucía está bajo este sistema organizativo. Igualmente es esencial una mayor dimensión de las explotaciones, lo que contribuiría a un importante reducción de los costes de producción, y por tanto, ganar en competitividad; también se debe seguir apostando por la calidad e impulsar una denominación que diferencie las frutas tropicales andaluzas por su calidad. Además de todos estos retos, la administración debe hacer también los deberes, en este caso, garantizar la disponibilidad de agua para riego, pues esta limitación de recursos hídricos está frenando el desarrollo de cultivos como la chirimoya.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *