Escribe para buscar

Las claves del crecimiento

Atanasio Naranjo. Presidente de Tany Nature.

Comparte

En un mundo tan heterogéneo como el nuestro, hay que tener muy clara la segmentación real que existe, y ofrecer la fruta más idónea para cada tipo de cliente, a un precio razonable. El salto al mercado global, la internacionalización de una compañía, implica nuevas oportunidades pero también mayores exigencias. No hay que tener miedo a revolucionar al sector, a introducir cambios varietales, en las técnicas de cultivo o, sobre todo, en las formas de vender fruta. Pero sobre todo, hay que cuestionarse tres elementos básicos:

– La forma. Exportar no es internacionalizarse. Para hacerlo de manera efectiva, en algunas ocasiones, hay que introducirse en otros mercados de la mano de algún partner, elegirlo cuidadosamente y darle la justa dimensión para evitar problemas. Esta máxima nos ha llevado a tener producción en 3 países y exportar a un total de 33.
– El producto. Antes de cualquier acción enfocada a la internacionalización, hay que preguntarse: ¿Es mi producto exportable? En el caso de Tany Nature, lo hicimos antes de iniciar nuestra andadura en Sudamérica, llevando a cabo un profundo análisis de nuestros productos y mercados potenciales para asegurar que tendrían los mismos niveles de calidad que los exportados al mercado europeo.
– El cliente. Hay que trabajar para la industria, pero sin olvidar al consumidor final. Debemos apostar por la salud y el sabor, así como por la calidad, sirviéndonos de la segmentación para ofrecer el producto adecuado a cada tipo de consumidor en cualquier parte del mundo.

Solo así podremos hacernos un hueco en este mercado global, ofreciendo fruta de calidad, con una estrategia de diferenciación y un valor añadido reconocible por cada cliente.n

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *