Escribe para buscar

La lechuga, a merced del frío y de los descuentos del super

El segmento de la lechuga vive en la actual campaña arrinconado por dos factores que regulan el mercado, uno meteorológico y otro de marketing de las cadenas de supermercados.

Comparte

Las altas temperaturas de este otoño provocaron que se retrasasen las cosechas europeas y se adelantasen las producciones españolas, cuello de botella que trajo sobreproducción y bajos precios que se arrastran hasta ahora, salvo algún momento puntual en el que las cotizaciones han salido de la UVI. En segundo lugar está la política de la distribución que, con sus continuos descuentos, empuja a una caída de los precios.

Este escenario hay que completarlo con la volatilidad de la demanda, que no es constante. Gran parte de los consumidores compran vía precio, lo más barato, y de este modo es difícil que las empresas productoras puedan cerrar programas ajustados con sus clientes europeos.

“El año está siendo complicado, hizo mucho calor, exceso de producción; y aunque ahora la calidad es buena, el precio es malo”, explica Robin Mann, director de producción de ensaladas de la compañía G’s España, asentada en Murcia, y cuya matriz está en el Sur de Inglaterra. “Además en el campo hay más superficie de lechuga y el consumo no aumenta”, añade.

Un panorama parecido describe Antonio García, técnico de campo de Agrupapulpí: “Ha sido un año en el que nos ha faltado frío”. Y es que en general el invierno es quien regula el mercado desde que los productores tienen memoria.

Algunos operadores también han detectado un descenso de la demanda. “Hay menos consumo, menos precio que el ejercicio anterior, algunas semanas hemos vendido hasta un 30% más barato que hace un año”, corrobora Javier Soto, director de Agrar Systems, radicada en el campo de Cartagena y que aglutina la mitad de la producción de mini-romana.

 

 Iceberg, un commodity

Tres cuartas partes de la lechuga española se concentra en el Sureste peninsular, entre Almería y Murcia, y en esta gran zona productora la lechuga iceberg sigue copando la mayor parte de la superficie. Se trata de un commodity, se produce en gran volumen pero con escaso valor añadido, de ahí que pueda ser también más sensible a la volatilidad de precios.

“La estamos vendiendo a 25 céntimos, por debajo de los costes de producción, es el peor año que recuerdo”, explica José Navarro, propietario de Agrícola Navarro de Haro, situada en Cuevas del Almanzora (Almería).

Más al Norte, en Lorca y Puerto Lumbreras (Murcia), los productores de iceberg están igual: “Sobra producto, iceberg es lo que más hay, pero la caja de lechugas la estamos vendiendo a 2,20€ y deberíamos llegar a 3,50 o 4 € para cubrir gastos”, señala Alberto Ros, propietario de las firmas Ros Esparragal y Campoloor.

 

 El sector en cifras

Los datos del MAGRAMA arrojaron en 2013 un leve aumento de la producción de lechuga del 2% en España (unas 887.000 toneladas) para un total de casi 32.900 hectáreas. Solo la región de Murcia suma 14.605 hectáreas y 88 operadores, mientras que Andalucía aglutina 11.436 hectáreas (la mayoría en Almería, aunque también Granada crece) y 65 empresas productoras.

Por detrás en superficie estarían la Comunidad Valenciana con 1.872 hectáreas, Castilla- La Mancha con 1.140 hectáreas, Cataluña con 950 ha., Galicia con 772, Castilla y León con 574, Navarra con 550, País Vasco con 416 y Baleares con 270 hectáreas.

España es el país de la Unión Europea con más superficie de lechuga (32% del total), seguido de Italia (16%), Alemania (14%) y Francia (11%).

En cuanto al consumo de lechuga en los hogares españoles, los datos del MAGRAMA reflejan un descenso superior al 5% en los meses de otoño, en tasa interanual.

 

 Exportación, Murcia y Almería

Las dos principales zonas productoras de lechuga del país, Almería y Murcia, tienen en el extranjero su principal mercado, sobre todo ésta última. Si el valor de las exportaciones españolas de lechuga alcanza los 600 millones de euros, 440 millones pertenecen a los envíos desde Murcia, y algo menos de 100 millones a las exportaciones almerienses.

Las lechugas murcianas llegan a 42 países, incluido Oriente Medio; aunque el 97% de los pedidos corresponden a la UE. Sus principales destinatarios son Alemania (28%), Reino Unido (20%), Francia (15%) y Países Bajos (13%); mientras que las lechugas almerienses van sobre todo a Italia (20%), Reino Unido (19%), Alemania (17%) y Holanda (11%).

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *