Escribe para buscar

Gran crecimiento de la sandía mini. COPROHNIJAR

En los tres últimos años Coprohníjar ha incrementado un 60% el volumen de las variedades de calibre pequeño.

Comparte

Misma calidad y sabor, pero concentrados en piezas que apenas superan los 2 kilos. En la sandía se trata de una tendencia al alza estimulada por la demanda creciente de los consumidores (mayoritariamente europeos), y está provocando que las empresas productoras dediquen una mayor superficie a estos cultivos. En el caso de Coprohníjar, en los tres últimos años las variedades mini sin semilla han pasado a copar la mitad de su producción de sandía (100 hectáreas de 200). Y todo apunta a que este crecimiento continuará en los próximos años, ya que en España también son cada vez más las familias integradas por 2 ó 3 personas y los hogares en los que viven singles, un segmento de población que opta por calibres pequeños, ideales para consumir en una o dos veces, conservando así la máxima frescura. De forma paralela, crece también la demanda de calibres grandes sin semilla, en este caso por el auge de la venta fraccionada (en cuartos y mitades) en las grandes superficies y cadenas de alimentación.

Visitamos las instalaciones de Coprohníjar junto al gerente, Juan Segura, donde el ritmo frenético de su nueva maquinaria, adquirida en la pasada campaña, refleja la capacidad productiva de esta compañía, una de las referentes en la comercialización de sandía con un volumen anual de 14 millones de kilos (entre sandía gorda y mini sin semillas, y amarilla, más de nicho). La calidad de sus productos, comercializados en su mayoría con la marca Bouquet (son socios de Anecoop), es indiscutible, y le ha hecho ganarse un hueco en los lineales de Mercadona, que desde este año comercializa su fruta.

Para lograr la homogeneidad en la producción de sus 140 socios y 60 colaboradores, Coprohníjar desarrolla un estricto protocolo de control de calidad en todos los puntos clave del proceso productivo: con supervisiones en campo desde el inicio de la cosecha, técnicos especializados en maduración que dan el visto bueno para la recolección solo cuando esta alcanza el punto óptimo, y un equipo profesional de cortadores de sandía de la empresa, los únicos autorizados a realizar esta tarea, que se van desplazando por las diferentes fincas de los agricultores para realizar personalmente las labores de corte. Ya en almacén, se realiza un nuevo control de calidad para garantizar que la sandía cumple las características requeridas por Bouquet. Una vez lista, su fruta se comercializa en los principales mercados europeos, especialmente en países nórdicos, Alemania y algunos mercados mediterráneos como Italia, donde el sello de Coprohníjar y Bouquet son muy valorados.

VIRGINIA HERNÁNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *